El cuadro parisino buscó a toda costa contratar al delantero y le ofreció ser el jugador mejor pagado del mundo, un jet privado y una cadena de hoteles.