El técnico francés cumplió dos décadas al mando de los Gunners y es toda una leyenda viviente en el norte de Londres.