El entrenador les dará todas las semanas, sin importar el resultado, un día libre a sus jugadores para que disfruten de mayor descanso o de tiempo con sus familias.