El partido entre Millonarios y Rionegro Águilas de este sábado se convirtió en un lugar para que los pocos hinchas que desafiaron la lluvia y el tráfico sabatino de Bogotá mostraran su descontento contra las embajadoras luego de un período considerado como muy flojo para el equipo azul.

Causaron mucha molestia las declaraciones de Andrés "Manga" Escobar y Fabián Vargas en el transcurso de la semana, en el que se rechazaba la política de contratación de la directiva encabezada por Enrique Camacho.

Los hinchas se sintieron identificados con las críticas de los dos jugadores a una directiva a la que acusan de "conformista", en especial luego de varios años de contrataciones rutilantes que no rindieron.

A esto se suma la presión que el hincha azul siente debido  a los títulos de Santa Fe y Atlético Nacional: para los cerca de 8000 hinchas que se acercaron al Estadio El Campín, fue muy doloroso ver a sus dos acérrimos rivales ganando títulos internacionales mientras su equipo ni siquiera clasifica.

Por esto, las rechiflas no se hicieron esperar, ni las banderas exigiendo "no robar más" y "respetar" a Millonarios.

Como dándoles la razón, el equipo azul empató con las Águilas sin goles.