La máxima organización del fútbol busca un nuevo Mundial de Clubes con más equipos, que posea un mayor peso mediático y que genere más ingresos. En plan ya se ha puesto en marcha.