Como cada año, los meses de junio, julio y agosto son momento de compra y venta de jugadores en el fútbol mundial. Unos van, otros vienen, otros regresan y algunos se desvalorizan. Este mercado, con la novedad de estar regido por los millones que paga la Premier League por los derechos de televisión, significó el más fructífero y ostentoso en toda la historia.

Los jugadores colombianos fueron muy apetecidos. Algunos acuerdos no se dieron, como la tan mencionada salida de James Rodríguez, o el fuerte interés que tuvo el West Ham inglés por Carlos Bacca. Otros, sin embargo, sí se presentaron. Entre los nombres más importantes destacan los regresos de Falcao al Mónaco y Juan Guillermo Cuadrado a la Juventus, de la que en realidad no se fue jamás, salvo por adelantar la pretemporada con el Chelsea, donde no consiguió un cupo.

Otro jugador de selección que cambió de aires fue Carlos Sánchez. La ‘Roca’ dejó Aston Villa y se mudó al calcio, donde ahora juega con la Fiorentina e incluso, hizo gol. Su compañero de posición en la Tricolor, Daniel Torres, abandonó Independiente Medellín y ahora juega en la Liga española, con el Alavés. Guillermo Celis hizo lo mismo, cambiando Junior de Barranquilla por Benfica de Portugal. Sebastián Pérez, en cambio, decidió continuar en Sudamérica mudándose de Atlético Nacional a Boca Juniors de Argentina.

La transferencia del año la protagonizó justamente el equipo verdolaga, quién vendió a Marlos Moreno en aproximadamente 11 millones de euros al Manchester City. El equipo inglés, a su tiempo, cedió al habilidoso delantero al Deportivo de La Coruña. Otro que compró y cedió fue el Atlético de Madrid, con Rafael Santos Borré que ahora viste la camiseta del Villarreal.

De España hacía Inglaterra se marchó Bernardo Espinosa, quién dejó el Sporting de Gijón y ahora viste los colores del Middlesbrough, donde supo actuar Hamilton Ricard. Otro quien también se marchó a la Premier fue Camilo Zúñiga, del Napoli (aunque el pasado semestre jugó con Bologna) al Watford.

Hacía Holanda se marcharon Mateo Casierra y Davinson Sánchez, ambos ahora juegan con Ajax. Teo Gutiérrez dejó Sporting de Lisboa para sumarse a Rosario Central de Argentina. Víctor Ibarbo, cedido en Nacional se fue a Panathinaikos de Grecia. Mainz compró el pase de John Córdoba. Jherson Vergara volvió a irse del Milan, esta vez al Arsenal Tula de Rusia. Leonardo Acevedo, de Millonarios al Porto B y en el final, sobre la chicharra, Brayan ‘Coco’ Perea dio la campanada. Sí, el ex Deportivo Cali se llevó el fichaje in extremis, firmando por el Lugo de la segunda división española.