Max Verstappen se encontró frente a frente a un enorme lagarto durante el Gran Premio de Singapur.