Es ahora o nunca, Juventus. El equipo italiano se armó hasta los dientes para conseguir ganar la Champions League después de 21 años. Pero, al menos por ahora, la aventura empezó a contramano. El equipo que dirige Massimiliano Allegri debutó ante el duro Sevilla y no lo pudo doblegar en los 90 minutos. Los conducidos por Jorge Sampaoli fueron más defensivos que de costumbre y eso impidió que los 'Bianconeros' se quedaran con los tres puntos en el Juventus Stadium.

Cierto, Sevilla hizo lo suyo, pero Allegri también se murió con la nevera llena. El entrenador italiano no recurrió a Juan Guillermo Cuadrado cuando pareció que en cualquier momento podía llegar el gol de Juventus. Sus preferencias fueron Alex Sandro, carrilero izquierdo; Miralem Pjanic, volante central; y Marko Pjaca, joven y talentoso jugador croata que no pesó en el partido. En el banco se quedaron sentados el colombiano y Mario Mandzukic.

Juventus tendrá que ir a buscar los puntos perdidos en casa dentro de 15 días, cuando visite Croacia para enfrentar al Dinamo Zagreb, que cayó 3-0 en su visita al Lyon de Francia.