La colombiana ganó el primer combate a su rival peruana y, en el segundo, perdió ante Ratkevich. Sin embargo, tuvo la opción de llegar al repechaje, pero en los últimos minutos se confirmó que no podrá luchar por la bronce.

También vía web se podrá ver la competencia en este enlace.

Jackeline soñaba con una presea

Antes del viaje y con la seguridad de su estado de salud, Rentería declaró que no había inseguridad:   "Temores no se deben tener, los temores se van cuando hay fe puesta en Dios. Creo que actualmente no le temo a nada, hablando del deporte.  Yo creo en Dios, han sido muchas las experiencias que he tenido en mi vida con Él y mi fe va   100% para todo lo que hago", además hizo énfasis en el cambio de estrategia para el presente ciclo olímpico:"Antes trabajábamos pensando en los rivales, hoy en día trabajamos con ‘Jackeline Rentería’ como primer rival a vencer para este año 2016".

Con 30 años y dos participaciones olímpicas, la nacida en Cali es una de las grandes cartas que tiene Colombia para conseguir una presea en Río de Janeiro, sin embargo hay mucha preocupación por aquel incidente ocurrido a mediados de junio pasado en la preparación que la llevó al quirófano para ser operada por una fractura de mandíbula. Aunque los médicos del Comité Olímpico Colombiano han dejado claro que la luchadora tuvo una recuperación optima, las fricciones de la lucha olímpica y lo delicada de la intervención pueden ser un factor extra a tener en cuenta para los combates; el primero será este miércoles en la mañana frente a la peruana Yanet Sovero.

La lesión de Jackeline requirió de una cirugía maxilofacial y le dieron 6 semanas de incapacidad, así que llega justo para las competencias en las cuales primero enfrentará a la rival inca, después deberá combatir con la ganadora del combate entre la ucraniana Oksana Herhel y Yuliya Ratkevic de Azerbayán.