En la categoría 'mosca', que comprende entre los 49 y 51 kilogramos, está una gran ilusión de Colombia para hacer historia en el boxeo olímpico femenino, quien lleva esta ilusión en sus puños es Ingrit Valencia, nacida en el departamento del Cauca pero que ha representado al Tolima en los últimos años y que ahora llevará la bandera de Colombia en los Juegos Olímpicos Río 2016.

Este viernes 12 de agosto será el primer combate de Ingrit por los 16avos de final, la rival será Judith Mbougnade, de la República Centroafricana, y el objetivo es seguir avanzando como lo ha hecho Yuberjén Martínez en la rama masculino que el mismo viernes estará buscando meterse en la final y luchar por el oro.

También vía web se podrá ver la competencia en este enlace

¿Cómo ha sido el camino hasta Río 2016?

Desde que me clasifiqué a Río he seguido con una dura preparación que empezó hace 4 años solo para llegar a este compromiso. He esperado estos días previos con mucha ansiedad, he practicado con todo, muy duro y con las mejores expectativas.

¿La preparación ha sido adecuada para este importante reto?

Estoy muy agradecida con Coldeportes y con el Comité Olímpico Colombiano porque han estado siempre pendientes de nosotros y la preparación en campeonatos, concentraciones y entrenamientos ha sido buena previa a los olímpicos.

¿Cuál es la meta que se traza de cara a la cita olímpica?

En el pasado tenía el objetivo de clasificar a una cita olímpica, eso era lo principal, ahora que es una realidad mi meta es estar en el podio, eso cambiaría mi vida por completo y por eso voy con la mejor mentalidad para lograrlo.

¿Cuales son sus principales fortalezas a la hora de subir al ring?

Lo que me caracteriza es que soy zurda, tengo mucha rapidez en las piernas, pienso rápido en el momento del combate y con el trabajo de mis entrenadores, más las características que tengo, podría complicar a cualquier rival que tenga.

¿Qué siente al representar a Colombia en un evento mundial?

Para mí fue lo más lindo que pudo ocurrir, agradecida con Dios por haberme permitido cumplir el sueño de representar a Colombia en Río de Janeiro. Todo esto me tiene muy feliz y con la motivación más grande para asumir el reto.

¿Cambió algo después de la clasificación a Río 2016?

Asumí mis enfrentamientos y combates con más ganas y positivismo, solo espero que pueda responder al apoyo de todas las personas que han estado en mi proceso, tanto familiares, como amigos, compañeros y los estamentos del deporte. Pero la idea no es solo participar sino ser medallista olímpica.

¿Qué significa el boxeo en su vida?

Siempre he tenido cariño por este deporte, pero es mucho mayor ahora que se ha convertido en mi trabajo y mi forma de vivir.

¿Qué fue o más difícil de esta preparación previa a los olímpicos?

Aunque lo más complicado era clasificar , lo más difícil del último tramo de entrenamientos fue mantener el nivel, se intenta conservar la exigencia para no quedar en el camino y en eso jugaron un papel importante los entrenadores y las competencias que tuve la oportunidad de pasar

¿Qué puede hablar de las rivales que tendrá en la competencia?

Sabemos que por videos y analizando a las rivales es complicado dar un parte de lo que va a pasar, pero siempre hay que confiar en las cualidades que tengo y después sí pensar en los puntos débiles que debo aprovechar y por mi trabajo ya he identificado los puntos débiles que debía fortalecer.

¿Cuál ha sido su motivación para seguir en este deporte tan difícil?

Quiero salir adelante, quiero sacar a mi hijo adelante, a mi familia, por eso siempre pienso mucho en mi madre, mis hermanos y a 'mi motor' que es mi hijo. Por ellos es que me levanto cada día a trabajar a entrenar, a pelear a competir y por ellos llegué a Río 2016.

¿Que le dice a esos deportistas que también sueñan con algún día llegar a unos Juegos Olímpicos?

Pienso y digo que no es duro llegar a unos Juegos Olímpicos, lo duro es lo que hay antes; con la preparación y el trabajo sacrificado que se debe llevar a cabo , muchas veces dejando de lado a la familia, pero siempre pensando en ellos para avanzar y celebrar con ellos cuando las cosas se consiguen.