Una batucada ha dado luz verde a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Río en el estadio de Maracaná, todavía con algunos huecos en las gradas.

Después de media hora de pre-espectáculo, en los últimos cinco minutos se hizo el silencio en el recinto, a veces interrumpido por gritos de "Brasil, Brasil". Las pantallas de Maracaná proyectaron un vídeo sobre la integración del deporte en la vida cotidiana de los brasileños, acompañado por la canción 'Aquele Abraço' compuesta por Gilberto Gil.

Una cuenta atrás dio paso a la enorme batucada, lograda mediante el golpeo de enormes almohadas.
La ceremonia tiene una duración prevista de cuatro horas, dos de las cuales se las llevará el desfile de los deportistas.

Más de 5.000 personas participan en el espectáculo, al que asisten el directo una veintena de jefes de estado.

EFE