A nadie le caben dudas que Usain Bolt es una leyenda viva del olimpismo. Desde que se dio a conocer en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde ganó las medallas de oro en 100, 200 y 4x100 metros y rompió los récords olímpicos y mundiales, el jamaiquino no se ha cansado de ser el rey de la pista.

El "Rayo" es actualmente el acreedor de los récords olímpicos y mundiales en 100 metros, 200 metros y el relevo 4x100, además de conseguir en Río 2016 su ansiado “triple-triple”.

Luego de ganar la medalla de oro en las mencionadas competencias en Beijing y Londres 2012, ahora obtuvo las preseas doradas en la cita olímpica brasileña, lo que le permitió la inédita marca y ser el primer atleta en conseguir tres victorias consecutivas en 100 y 200 metros.

Con su hazaña, el hombre más rápido del mundo alcanzó nueve medallas de oro y se unió a los escasos cuatro deportistas que habían conseguido esta marca, sin contar a Michael Phelps y sus 23 preseas doradas.

Bolt ahora ocupará el segundo lugar de los deportistas con más preseas de oro y se une a Carl Lewis, Mark Spitz, Paavo Nurmi y Larisa Latynina, la única mujer del listado.

El primero en conseguir esta marca fue el finlandés Nurmi, quien sumó tres medallas en Amberes 1920 y seis en Paris 1924, destrozando las competencias de cross country, mil 500, tres mil, cinco mil y mil metros.

Luego de Paavo, el turno sería para la rusa Latynina, quien se lució en la gimnasia entre los Juegos Olímpicos de 1956 y 1964 para sumar nueve oros y un total de 18 medallas, siendo, hasta antes de Michael Phelps, la atleta con más preseas.

Ya más cercanos, aparecieron el nadador Mark Spitz y el atleta Carl Lewis, quienes dominaron sus disciplinas para sumar nueve oros. Además, Spitz tenía el récord de ser el deportista con más medallas de oro en una edición de los Juegos Olímpicos, luego de sus siete preseas en Munich 1972. Sin embargo, llegó Phelps para destronarlo.

Ahora, Usain Bolt se une a este selecto grupo para sumar una nueva página dorada a su historia olímpica.