¿Santa Fe vs Real Madrid? Por irónico que suene, este partido pudo haberse dado si el equipo que dirige Gustavo Costas hubiese ganado la Recopa Sudamericana, ante River Plate. De manera sorpresiva, la Conmebol decidió organizar una nueva copa entre los campeones de la Recopa Sudamericana y su par del viejo continente, el campeón de la Súpercopa de Europa, la cual su último campeón es Real Madrid tras vencer a Sevilla 3-2 en Trondheim, Noruega.

La iniciativa es del mismísimo presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien envió una carta a Ángel María Villar, presidente interino de la Uefa, para que apruebe este torneo en lo inmediato, con sede a determinar aunque trascendió que se jugaría en territorio europeo.

Pero, ¿por qué el afán? En Radio La Red de Buenos Aires dieron una explicación que no está tan jalada de los pelos y que tiene lógica. Facilitar a River jugar una nueva Copa Internacional sería la represalia a la Liga Sudamericana de Clubes, un naciente grupo entre los más equipos más poderosos de Sudamérica que reclaman a Conmebol mayor dinero por la participación en torneos internacionales y que preside el mandamás de Boca Juniors, Daniel Angelici.

Es por eso que impulsar este nuevo torneo en el que participaría River Plate como primer participante de Sudamérica sería una declaración de guerra entre un bando u otro. Además, en Radio La Red afirmaron que desde el despacho de Domínguez están planeando darle un cargo directivo a Rodolfo Donofrio, presidente de River, en el comité ejecutivo de la Conmebol.

Las decisiones del actual presidente de la Conmebol tras la captura de Juan Ángel Napout, en el marco del Fifagate, mantienen otros objetivos en todo el continente. Por ejemplo, en Colombia el presidente habría dado la orden de frenar una rebelión de los equipos grandes del país en contra de la Dimayor, teniendo como eje de problema los derechos de televisión.

El programa Planeta Fútbol de Antena 2 incluso manifestó que de ser necesario, Domínguez ordenaría el descenso de categoría de equipos como Millonarios, Atlético Nacional, Independiente Medellín y Deportivo Cali. La medida podría ir más allá y ordenar la desafiliación profesional de estos equipos, sumados al América de Cali, lo que provocaría un cataclismo en el fútbol nacional, adelantó Carlos Antonio Vélez.

Estos equipos también hace parte de la Liga Sudamericana de Clubes, que ya está legalmente constituida y tiene sedes en Montevideo y Buenos Aires, con el aval de equipos como Nacional, Peñarol, San Lorenzo, Colo Colo, entre otros gigantes del continente.