Luego que Caterine Ibargüen ganó una presea de plata en salto triple en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, se conoció que el Estado no le ha cumplido una promesa. 

Cuando Ibargüen resultó ganadora el gobierno colombiano le confirió la Cruz de Boyacá y le prometió la construcción el Parque Estadio de Atletismo que llevaría su nombre, en el municipio de Apartadó, donde nació ella.

Según Caracol Radio “El entonces director de Coldeportes, Andrés Botero, estuvo en esa población, hizo el anuncio de la firma de un convenio interadministrativo con la Alcaldía de Apartadó que tenía como objetivo construir un escenario acorde a las necesidades de la comunidad, los deportistas de la región, e incluso se tomó la foto con doña Ayola Rivas, la abuela de la deportista, hoy, cuatro años después, consagrada con el oro en los Olímpicos de Río 2016”. 

La construcción de ese escenario también sería para apoyar otros deportes en la región como fútbol, ciclismo, voleibol, micro fútbol, baloncesto y atletismo. Pero, todo eso se quedó en promesas, que hasta ahora no se han hecho realidad.

El mismo medio dio a conocer que “La construcción del escenario solo inició en el mes de diciembre pasado, pero al parecer no hubo estudios previos de los suelos donde se iba a levantar ese parque deportivo de alto rendimiento y se encontraron problemas freáticos que no solo tienen paralizada la obra, sino que, también, incrementaron los costos del proyecto”.

Lea también

Oro de Caterine Ibargüen en Olímpicos de Río

Caterine Ibargüen gana medalla oro en salto triple Río