En sus palabras

Hicimos un buen partido, pienso que sufrimos más de lo normal... sabemos lo que se vive en la final y siempre, para salir campeón hay que sufrir. Hoy somos campeones con todo el mérito.

Macnelly Torres, mediocampista de Atlético Nacional.

La sensación es muy buena. Es maravilloso ver otra vez a este equipo levantar la copa. Un partido complicado, pero Nacional supo enfrentarlo.

Faustino Asprilla, exjugador de Atlético Nacional y la Selección Colombia.

Favoritos desde el inicio

Atlético Nacional terminó como el mejor equipo en la fase de grupos, luego de derrotar en la llave 4 a Huracán, Peñarol y Sporting Cristal. Solo un empate en el último juego ante el conjunto "quemero" impidió el puntaje perfecto para Nacional.

Justamente ante Huracán se jugaron los octavos de final, pero un empate en Buenos Aires fue consolidado con un contundente 4-2 en Medellín. Rosario Central propinó la única derrota en la ida de los cuartos de final por la mínima diferencia, pero recibió tres goles en su visita al Atanasio Girardot.

La para por Copa América Centenario desarmó al equipo, pero ante Sao Paulo siempre fue superior: una victoria de 2-0 en el Morumbí y 2-1 en el Atanasio lo catapultaron a una final donde fue favorito. Aunque Independiente del Valle logró llevar la final a un empate, el gol de Miguel Borja permitió un título más para la galería verdolaga.

Veintisiete años de espera para volver a la cima del fútbol en América Latina acabaron para Atlético Nacional, que ganó 1-0 a Independiente del Valle en un partido con más lucha y opciones perdidas que buen juego, pero en el que el local dominó para asegurarse su segunda Copa Libertadores con una actuación destacada de principio a fin.

Más tiempo le tomó a Néstor Pitana iniciar el partido que ver una opción de peligro para el local. Una rápida carrera de Miguel Borja le permitió cazar un pase de Macnelly Torres con tan solo 10 segundos transcurridos y, aunque el balón se fue a las nubes tras el remate, anunció un inmenso peligro sobre el arco protegido por Librado Azcona.

En ocho minutos, la intención de Independiente del Valle de mantener el arco en ceros se fue al piso. Un tiro libre de Torres alcanzó a ser rozado por Arturo Mina y se estrelló con el palo, con tan mala suerte para los visitantes que le cayó en los pies a Borja. El remate certero concretó el quinto gol en sólo cuatro partidos de Borja en la Copa Libertadores, y desató la locura en toda Medellín.

Los siguientes 20 minutos fueron de dominio neto verdolaga. La cuarteta ofensiva de Nacional hizo fiestas con la defensa ecuatoriana: Torres, Marlos Moreno, Orlando Berrío y Borja acumularon opciones, pero Librado Azcona y la falta de puntería impidieron que el marcador fuera más abultado.

A pesar de esto, desde el minuto 30 el balón se perdió. La entrega irregular de balones por Alejandro Guerra y Alex Mejía dio opciones para que los jugadores ecuatorianos se tomaran confianza y empezaran a salir de su área y poner riesgo en el arco de Franco Armani.

Sin el balón, Nacional sufrió. Aunque siguió atacando, Independiente del Valle logró arrinconar sus acciones y alcanzó a contar con varias opciones: en el minuto 35 José Angulo tuvo su primer remate, y el entretiempo llegó como un respiro para los dirigidos por Reinaldo Rueda.

Así como Atlético Nacional contó en el inicio del partido con una opción clara, Independiente contó con una opción en el inicio del segundo tiempo: Jonny Uchuari, recién ingresado, entró al área y puso un altísimo riesgo en el   arco de Armani. Parecía que había sido derribado por Alexis Henríquez, pero el árbitro Néstor Pitana no vio ningún error.

A partir de ahí el partido se mostró mucho más abierto. Nacional mantuvo su presión en el arco sin la posesión del balón, y el juego se hizo   complejo con muchas oportunidades para ambos equipos, pero ninguno de los dos equipos consiguió ser preciso en el arco.

La tensión en el Estadio Atanasio Girardot crecía con cada oportunidad que la cuarteta ofensiva desperdiciaba y con cada atajada de Azcona. Pero con el paso de los minutos, el impulso de Independiente del Valle fue decreciendo y Nacional   recuperó el balón.

No sin opciones: Moreno y Borja volvieron a sacar figura a Azcona en el minuto 75 y 77, respectivamente. Marlos jugó sus últimos minutos en el equipo verde antes de reportarse ante el Manchester City, reemplazado por Andrés Ibargüen, y Borja hizo lo mismo por Rescaldani.

Con el final del partido, el fanatismo explotó. Millones de hinchas en todo el país celebraron el segundo título continental de un equipo colombiano en un año, luego de la Copa Sudamericana de 2015, y empezaron a soñar en Japón y en el Mundial de Clubes, donde podrá enfrentarse entre otros con el Real Madrid.

>>Más actualidad del fútbol colombiano en PUBLISPORT<<

PUB/JMR