A diferencia de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, estos cracks del balompié mundial no saben aún que se siente tener en su poder a la "Orejona".