Los "Niños Ricos de Instagram" son seguidos por su opulencia, pero también son cuestionados por su egoísmo y estupidez. Y la que parecía ser la reina en estas dos últimas categorías era la rusa Julia Stakhiva, que se hizo popular en abril de este año por decir que gastaba el dinero de sus padres para verse bien.

Stakhiva, en un auto de lujo. 

Stakhiva, en un auto de lujo. 

Instagram

Foto:

Con rellenos faciales, inyecciones en los labios, el cuero cabelludo y blanqueamiento de dientes, decía perlas como estas:  "Todos pueden ser ricos, pero no todos pueden ser bellos. Es más importante ser bello que rico, por lo que todos deberían comenzar a hacerse cirugías desde temprana edad". 

Asimismo,  sus prioridades estaban más que claras:  "Soy tan bella y educada, que no soy apta para ningún empleo. Mis padres y amigos me ven como una líder, por lo que no iré a la Universidad", afirma. 

Instagram

Foto:

Ella decía que sus padres le compraron cosas finas desde los nueve años y ha estado en fiestas con las actrices de "Sex and the City". O eso mostraba. Decía que amaba a sus haters porque le demostraban que era extraordinaria, porque "mientras comían pizza ella lucía bella".

Pero quien sabe con qué ingresos. La periodista británica Marina Hyde, de "The Guardian",  descubrió que todos los lujos que alguna vez mostró en el programa "Rich Kids of Britain" (Niños Ricos de Gran Bretaña) no eran suyos. De hecho, vive en arriendo, precisamente en el apartamento de la madrastra de la comunicadora, que ahí descubrió todo. Y que también llegó ahí gracias a una página web. 

Instagram

Foto:

La periodista también descubrió que durante la ausencia de la dueña, Julia invitó a entrar a los camarógrafos e hizo pasar todos los bienes y muebles del lugar como suyos. Cuando la madrastra de Hyde vio lo que hizo, solo le preguntó qué había pasado, pues ella también aparecía, pero cortaron todas las tomas en las que salió.  También acusa a la rusa de que quizás ni lo que presume, ni siquiera su ropa, es de ella, ya que la policía de Kensington y Chelsea ha investigado sobre el robo de varios bolsos caros y otras cosas en el sector. 

Por supuesto, Julia puso su cuenta como privada (aunque la volvió a activar y le reclaman por el reportaje).  Mientras muchos se burlan de ella, otros creen que Hyde solo ha sido tendenciosa contra la muchacha, ya que de igual forma, rentó un apartamento en un caro sector de Londres, a pesar de hacerlo pasar como propio. Además, insisten en que le creen en sus afirmaciones de que su padre es un rico industrial.  También lo hacen por los lugares a los que va y los outfits que usa. 

A continuación, les recomendamos ver el experimento social que protagonizó una niña y que se hizo viral: