William Franklyn- Miller tiene 12 años y hace lo que todo niño a esa edad: va al colegio, juega rubgy y se la pasa con amigos. Pero él ya tiene 156  mil seguidores en Instagram. Eso le ha dado el apodo del "niño más guapo del mundo" en redes sociales. 

Instagram

Foto:

Es de Melbourne y se volvió una sensación viral desde que una niña japonesa posteó una foto de él en su Twitter. Este recibió miles de retuits y pronto, Will ya tenía miles de seguidores en sus redes. El niño le contó al portal "DailyMail" que creía eran falsos porque eran muchos y que recibía 100 seguidores cada tres segundos. 

Por supuesto, la madre del menor de edad se preocupó de que estuviera siendo hackeado. Solo hasta que vio que la gente comenzaba a comentar que se habían fijado en su apariencia, se dio cuenta de qué pasaba. 

Instagram

Foto:

"La gente me dice que soy famoso en China y Japón y solo pasó en dos días", dijo. También le hacen hasta dibujos en versión anime. 

Instagram

Foto:

El niño es modelo y actor. Fue reclutado por un agente cinco años atrás. Desde entonces, ha trabajado en varias campañas. Estuvo en marcas como H&M y Harrod's. También estuvo en el programa de televisión "Jack Irish", como la versión infantil del personaje de Guy Pearce. Asimismo, desde que se volvió famoso, ha aparecido en varios programas de televisión asiáticos (donde tiene toda su fanaticada) y ha hecho numerosas entrevistas. 

Instagram

Foto:

Por ahora, este solo quiere concentrarse en sus estudios. Ya ha audicionado para ingresar al mundo del espectáculo en Hollywood y sigue incrementando su fama en redes sociales mientras continúa laborando como modelo en varias campañas de moda. 

El caso de Kristina Pimenova 

Ella, actualmente ostenta el título indirecto de "La niña más bonita del mundo", epíteto que alguna vez tuvo también Thylane Blondeau, francesa que hoy tiene 16 años y que es modelo adolescente. 

La "niña más linda del mundo"

Instagram

Foto:

La niña rusa tiene 11 años y causó polémica por obtener su primer contrato de modelaje. Muchos afirman que su madre, también modelo, la "explota". Lo cierto es que la niña es feliz haciendo lo que hace y su madre controla cada paso de su imagen en redes sociales.