Cuatro comisiones de la Unidad para las Víctimas recorren por estos días el municipio de Bojayá, en el departamento del Chocó, para hacer pedagogía sobre el acuerdo de paz con las FARC y evaluar las consecuencias que ha dejado el conflicto armado en esa región del país, informaron fuentes oficiales.

La visita de los miembros de la Unidad de Víctimas en compañía de otras entidades y organizaciones al Chocó se realiza desde el pasado 14 de septiembre y culminará el próximo 24 del mismo mes, agregó la información.

Esta zona, habitada principalmente por comunidades indígenas y negras, fue escenario de la matanza de Bojayá, ocurrida el 2 de mayo de 2002 cuando al menos 79 personas murieron al explotar en la iglesia del pueblo una bomba lanzada por las FARC durante un combate con paramilitares.

"La guerra nos arrebató la tranquilidad y muchas vidas. En este proceso de reparación nos debemos proponer conquistar la paz como única manera de dignificar tanta sangre derramada", dijo Leyner Palacios, líder de Bojayá, citado en el comunicado.

Tres de las comisiones de la Unidad de Víctimas están en los 18 consejos comunitarios de la zona y una cuarta, concentrará a los 32 resguardos indígenas presentes.

De la comitiva participan además la Alcaldía de Bojayá, la Gobernación de Chocó, el Ministerio del Interior, el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (Cocomacia) y el Comité por los Derechos de las Víctimas.

Igualmente están autoridades indígenas de los cabildos de Acirup, Drua Wandra, Camaibo y Fedeorewa.

Acompañan igualmente a las comisiones el Programa de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), ONU Mujeres; la Federación Luterana y la Fundación Universitaria Claretiana.

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ