Una de las guerras más curiosas de Colombia fue el combate con Perú en la década de 1930 por la posesión de los actuales departamentos del Amazonas y el Putumayo. La opinión pública se inflamó con la noticia de una invasión a Leticia el 1 de septiembre de 1932 y exigió que el país hiciera defender el territorio nacional.

El patriotismo inflamado hizo que miles de colombianos donaran voluntariamente sus joyas, alhajas y otros tesoros para financiar la expedición militar que con soldados, aviones y armas trataría de retomar a Leticia.

Estas donaciones fueron coordinadas por el Banco de la República, entidad fundada apenas ocho años antes. El desfile de joyas fue utilizado para pagar a los soldados, aviones y armas que viajarían al Putumayo para defender el Trapecio Amazónico, pero la intervención de la Liga de las Naciones paró la guerra a pesar de intensos combates.

Ochenta y cuatro años después, esta historia podría servir repentinamente para el descubrimiento de un tesoro histórico. Según la revista Semana, hace pocos días se encontró en las bóvedas de la sede principal del Banco de la República, en Bogotá, un paquete con sello lacrado y la inscripción "Alhajas de la defensa nacional".

Hay gran expectativa sobre el contenido de este paquete, y sobre su futuro. Por ahora, Semana asegura que el secretario general de la Presidencia Luis Guillermo Vélez ya fue informado de la existencia de este tesoro, y aunque es propiedad del gobierno al haber sido donado en los años 30, se especula con cuál podría ser su futuro.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR