"Los avances del proceso son cada vez son significativos y nos ratifican que es posible conseguir un acuerdo de paz que ponga punto final al conflicto armado en Colombia", manifestó Humberto de la Calle.

Temas que faltan por defiir:

La participación en política de las Farc y la reincorporación a la vida civil son temas que se discutirán en los próximos días y que, sin duda, generarán polémica en el país. “Los colombianos debemos encarar ese debate. Yo he dicho que no es sólo un tema de La Mesa”, dijo De la Calle.

En su declaración anunció la incorporación de varios ministros a los diálogos que están en la recta final y aseguró que sería un error renegociar puntos del acuerdo según el resultado del plebiscito.

"Pensar que se pueden renegociar algunos puntos sería un tremendo error. Ese es mi convencimiento. Muy poco ganaría la sociedad colombiana. Creo que en el plebiscito debemos tomar una decisión. Resistirse a dar el paso hoy, el día del plebiscito, es condenar al país a un periodo de incertidumbre", sostuvo De la Calle.

El funcionario señaló que después de una experiencia de casi cuatro años "no hay espacio para reabrir las negociaciones".

"Es mi opinión. Creo que en el plebiscito debemos ya tomar una decisión", dijo sobre la consulta que se hará en una fecha aún no definida para que los colombianos manifiesten si apoyan o no lo que se acuerde con las Farc en Cuba.

De la Calle informó que viaja a Cuba con la instrucción del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, de trabajar de manera simultánea en diferentes comisiones.

Para ello, explicó, se contará "con el apoyo del ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; del Consejero para el postconflicto, Rafael Pardo, y del director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, Joshua Mitrotti".

También se incorporará al equipo la canciller María Ángela Holguín, quien luego de cumplir una misión en el exterior se trasladará a La Habana.

Durante su intervención, De la Calle manifestó que "poner fin al conflicto es una certeza", por lo que "la frustración frente a lo logrado, si no damos ese paso (...) significaría un enorme retroceso en la construcción de una ciudadanía deseosa de impulsar el futuro, la transformación".

"Los colombianos debemos encarar ese debate. Creemos que el propósito central de un proceso de paz es desechar las armas y abrir el espacio de la política, obviamente sin combinación de formas de lucha", dijo.

El jefe del equipo negociador recordó que todavía faltan detalles de puntos ya acordados, como la participación en política de las Farc y la reincorporación de los alzados en armas.

También "está el tema de la reincorporación, que debe hacerse de modo que se facilite la integración de las poblaciones y del territorio, precisamente para no ir en la dirección contraria. No es para desintegrar, no es para crear burbujas aisladas de excombatientes".

Maratón pedagógica

De la Calle anunció que ya empezaron una maratón pedagógica para informar, de manera neutral, a todos los colombianos sobre lo acordado hasta ahora, centrándose especialmente en las comunidades que han vivido de cerca el conflicto.

Visitas técnicas

El pasado domingo concluyeron las visitas técnicas de la misión de verificación integrada por miembros de la ONU, las Fuerzas Militares y las Farc a los 31 lugares de Colombia en los que se ubicarán los miembros de esa guerrilla antes de la dejación de armas y la desmovilización.