Diecisiete años después del asesinato de Jaime Garzón por un grupo de sicarios, el Consejo de Estado condenó a la Nación a una indemnización por 700 millones de pesos y una excusa pública por parte del director de la Policía, general Jorge Nieto, a la familia del humorista.

El fallo de la Sección Tercera del alto tribunal condena al Ministerio de Defensa, la Policía Nacional, el Ejército Nacional y el extinto DAS por una serie de fallas sistemáticas que condujeron al atentado en contra de Garzón cuando se dirigía a la emisora RadioNet en la mañana del 13 de agosto de 1999.

Garzón fue asesinado, según el fallo judicial emitido este miércoles, por una colaboración del Estado con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) asegurando que Garzón no contaría con suficiente protección y advirtiendo planes de recorrido para efectuar el magnicidio.

Según el fallo, la muerte del humorista fue producto de una violación sistemática a los derechos humanos y de persecución de los que eran blanco algunos líderes de izquierda, por lo que su muerte podía considerarse como una ejecución extrajudicial.

Los culpables

Desde que la familia de Jaime Garzón impuso una demanda contra el Estado por la muerte del creador de Heriberto de la Calle y Néstor Helí Rojas, el poder judicial ha encontrado pruebas de la culpabilidad estatal en su muerte.

Así, el Consejo de Estado destacó que entre los culpables se encontraba el subdirector de Inteligencia del DAS, José Miguel Narváez, y el jefe de Inteligencia de la brigada 13 del Ejército, coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo, que habían sido condenados en mayo de 2016.

Según el alto tribunal, los oficiales realizaron seguimientos a Garzón y compartieron esta información con los hombres de Carlos Castaño, a quien sugirieron realizar el homicidio.