El comandante del Ejército colombiano, general Alberto Mejía, dijo que los militares están preparados para cuidar a los guerrilleros de las Farc cuando acudan a las zonas en las que se reunirán y señaló que esa no será una humillación para ellos.

"Para nosotros no es una humillación, para nosotros es un honor porque quien las cuida es quien ganó la guerra, porque quien las cuida es quien queda con las armas, quien las cuida es quien viste los uniformes de la República", dijo el general Mejía en un Seminario de Seguridad y Democracia, según recogen varios medios.

Las negociaciones de paz entre el Gobierno y las Farc están en su fase final y se espera que hoy ambas partes anuncien que han llegado a un acuerdo final, si bien la firma del mismo no se producirá todavía.

Como parte de las negociaciones de paz que comenzaron hace casi cuatro años, las dos partes acordaron que los guerrilleros de las Farc se concentren en 23 Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) y en ocho campamentos como paso previo a la dejación de armas y la desmovilización.

En este sentido, el general Mejía dijo que entonces el Ejército deberá cuidar a quienes fueron sus enemigos durante más de medio siglo.

Esa es "la transformación de un Ejército que entiende que ganó la guerra" y que tiene "la estatura, moral y ética para cuidar" ahora a quienes combatieron.

En este sentido, recordó que tanto la ONU como las Farc han pedido que "mientras hacen ese tránsito de la ilegalidad a la legalidad" sean protegidos por los soldados colombianos.

Por su parte, el presidente del Consejo de Estado, Danilo Rojas, que estaba en el seminario, comentó a periodistas que con el fin del conflicto con las Farc y la entrega de sus armas no se discutirá más "el monopolio de la fuerza".

Asimismo, explicó que tampoco estarán en duda los monopolios de la justicia o los tributos, puesto que las Farc se acogerán a las decisiones de los jueces y cesarán los secuestros.

"Esto es una situación histórica que hay que celebrar", concluyó Rojas.