Mientras más de 1000 insurgentes se movilizan hacias Las Damas, en cercanías de San Vicente del Caguán, para la Décima Conferencia Nacional de esta guerrilla, el comandante del Frente 27 hace campaña contra la desmovilización. 

El ‘no’ al Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Farc no sólo tiene defensores públicos como Alvaro Uribe Vélez, Oscar Iván Zuluaga o Jaime Castro. En la clandestinidad, y en el mismo seno de la guerrilla, José Nacer Salgado Aragón, más conocido como ‘Rodrigo Cadete’ está promoviendo una disidencia que mantenga la lucha armada en el sur del Meta y el Guaviare.

La estrategia de ‘Rodrigo Cadete’, revelada por un informe de inteligencia militar, consiste en una campaña de desinformación al interior de las filas del Bloque Oriental de las Farc, principalmente en el Frente 27 que él mismo comanda y que se ha convertido en el principal actor del negocio de la salida de droga de esa región de país con destino a las rutas del narcotráfico internacional.

Según el informe, ‘Rodrigo Cadete’ busca 100 guerrilleros que le digan ‘No’ al acuerdo de paz entre el gobierno y las Farc para así conformar una milicia autónoma que continúe controlando el tráfico ilegal de droga.

Ante la amenaza que representan las acciones de Salgado para la negociación de paz, Mauricio Jaramillo, alias ‘El Médico’, comandante del Bloque Oriental del las Farc   desde la muerte del ‘Mono Jojoy’ y negociador en La Habana, dio la orden de trasladar a todo el Frente 27 y sus cerca de 200 hombres a los Llanos del Yarí, al sur de la Sierra de la Macarena, en donde puede controlar la amenaza de disidencia y coordinar la movilización a la Décima Conferencia Nacional de las Farc que tendrá lugar en Las Damas, Caquetá, este fin de semana.

Las posibles disidencias de las Farc hacen parte de las mayores preocupaciones de cara al posconflicto, y se espera que sea uno de los temas principales en el encuentro guerrillero en el que los comandantes guerrilleros les expondrán a los combatientes lo acordado con el gobierno de Juan Manuel Santos tras   casi cuatro años de negociaciones en Cuba.