La Fiscalía colombiana acusará a la cúpula del ELN del secuestro de cinco periodistas, entre ellos la española Salud Hernández, ocurridos en mayo pasado en el departamento de Norte de Santander, frontera con Venezuela.

La medida alcanza al máximo líder del ELN, Nicolás Rodríguez, alias "Gabino", así como Eliécer Erlington Chamorro, alias "Antonio García"; Israel Ramírez, alias "Pablo Beltrán"; Rafael Sierra Granados, alias "Ramiro Vargas" y Gustavo Aníbal Giraldo, alias "Pablito", integrantes del Comando Central (COCE) del ELN, informó la Fiscalía en un comunicado.

"La Fiscalía les imputará los delitos de secuestro extorsivo y rebelión", añade la información que no precisa la fecha de la diligencia judicial.

Esa guerrilla secuestró el pasado 21 de mayo en una zona rural del municipio de El Tarra a la periodista española Salud Hernández, corresponsal en Colombia del diario español El Mundo y columnista del periódico El Tiempo.

Dos días después secuestró al comunicador Diego D'Pablos y a su camarógrafo Carlos Melo, del canal de televisión Noticias RCN.

Igualmente retuvo a Diego Veloza, de Caracol Televisión; William Mora, de Radio Estéreo Catatumbo y a la locutora María Zulay Ropero, al igual que al conductor Jesús Reales Barrera.

Los comunicadores, el camarógrafo y el conductor fueron liberados días después por el ELN en la misma zona en donde los mantuvo secuestrados, al entregarlos a comisiones humanitarias.

El gobierno anunció el pasado 30 de marzo en Caracas que establecerá una "fase pública" de negociaciones con el ELN, cuyo inicio ha condicionado a la solución de algunos "temas humanitarios", entre ellos el fin de los secuestros.

El pasado 26 de agosto, un juez colombiano ordenó la captura de los miembros del COCE por delitos relacionados con ataques contra el oleoducto Caño Limón Coveñas, el principal de Colombia.

En este caso, los jefes guerrilleros son procesados como personas ausentes porque ha sido imposible verificar su paradero.

Lea también

Diálogos de paz con el ELN

Gestores de paz para acelerar conversaciones con el Eln