Un grupo de 1273 cubanos, 300 de ellos menores de edad, que busca llegar a Estados Unidos permanece en un bodega en Turbo, cerca de frontera con Panamá, país que en mayo pasado cerró su frontera, informó la Defensoría del Pueblo.

El organismo confirmó la cifra tras un censo realizado por uno de sus equipos en la bodega y sus alrededores, y advirtió que los migrantes están "bajo condiciones de vulnerabilidad".

La Defensoría indicó en un comunicado que contabilizaron 452 mujeres y 852 hombres, de los cuales "24 requieren atención urgente en salud por distintas enfermedades".

Además, once de las migrantes están embarazadas, entre ellas una menor de edad, y se comprobó que del total de censados, 60 comen tres veces al día y los 962 restantes solo lo hacen una vez.

Según la Defensoría, se constató que los migrantes tienen "alto riesgo en salubridad" por la presencia de insectos y roedores dentro de los improvisados albergues y la "evidente cercanía entre el lugar de preparación de los alimentos y el sitio para la disposición de desechos en estado de descomposición".

"Más grave aún, solo hay cuatro baterías sanitarias para los 1273 migrantes", añadió la información.

Ante el difícil panorama de los migrantes, la Defensoría llamó la atención del Gobierno para que mientras se surten los procedimientos administrativos de ley para deportarlos, se adopten las medidas necesarias para garantizar la convivencia de estas personas en condiciones dignas, sin que se afecten su integridad y derechos fundamentales.

Las autoridades migratorias de Colombia anunciaron el martes que deportarán, en una fecha por definir, a los cubanos en tránsito hacia EE.UU que permanecen en Turbo, el principal puerto caribeño colombiano de la región de Urabá.

La Alcaldía de Turbo anunció que declarará la calamidad pública por el hacinamiento en esa localidad de migrantes cubanos, que calculó en más de 3.000 migrantes en todo el municipio, 400 de los cuales están en una bodega.

Colombia ha deportado en los últimos dos meses 5.800 migrantes irregulares, en su mayoría de nacionalidad haitiana y cubana, según cifras de Migración Colombia.

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ