El Gobierno colombiano y las Farc discreparon públicamente sobre el momento en que entrará en vigor el acuerdo de paz que, para el Ejecutivo comenzará cuando se firme, mientras que para la guerrilla no está claro ya que debe ser ratificado posteriormente en un plebiscito.

En una rueda de prensa celebrada en la ciudad de Villavicencio (centro), el alto comisionado de paz, Sergio Jaramillo, dijo que "no hay ninguna confusión", ya que se "inicia con la firma del acuerdo de paz".

En ese momento comenzaría el llamado "día D" o de inicio de la movilización de los integrantes de las Farc hacia las zonas en las que se reunirán y entregarán las armas según un cronograma pactado.

Asimismo, ese día comenzaría el cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo.

"De manera que en el momento en que el presidente de la República (Juan Manuel Santos) y el comandante de la Farc, 'Timoleón Jiménez' (alias de Rodrigo Londoño Echeverri), le pongan su firma al acuerdo formalmente termina el conflicto en Colombia, se inicia el cese al fuego y se acabó la guerra", afirmó Jaramillo.

Sin embargo, dijo que "otra cosa es que estos acuerdos" de paz, que calificó de "complejos pero definitivos", se sometan a la votación de los colombianos mediante un referendo que ya recibió el visto bueno de la Corte Constitucional.

Por su parte, "Carlos Antonio Lozada", alias de Luis Antonio Losada Gallo, miembro del equipo negociador de las Farc, señaló que "en ese tema hay una diferencia de apreciación en este momento".

En este sentido, señaló que se incluyó en los acuerdos a última hora la posibilidad de la convocatoria del plebiscito que "afectó y violó la propia agenda pactada".

"Se incluyó que ese acuerdo no entra en vigor sino hasta que haya sido refrendado por los colombianos, (por lo que) surge una duda de en qué momento entra en vigor el acuerdo", destacó.

Por ello, indicó que "hasta que no esté en vigor el acuerdo no se va a poder producir el inicio del proceso de desplazamiento y aproximación a las zonas" en las que se reunirán los guerrilleros como paso previo a la desmovilización.