El Gobierno  rechazó la petición de más de 1.300 cubanos ilegales que están represados en el noroeste del país de suministrarles un avión para continuar su viaje a México y dijo que quienes no abandonen el territorio voluntariamente serán deportados.

Así lo informó el director de Migración Colombia, Christian Krüger, luego de una reunión con el presidente Juan Manuel Santos, la canciller María Ángela Holguín y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, en la que se analizó la situación de los migrantes irregulares que están en la localidad de Turbo, en la región de Urabá, fronteriza con Panamá.

"Se están tomando medidas. Invitamos a estos migrantes para que se acerquen a Migración Colombia para hacer las deportaciones voluntarias", dijo Krüger quien añadió que aquellos que no deseen hacerlo serán deportados.

La Alcaldía de Turbo decretó hace una semana la calamidad pública por la presencia de los cubanos, que según algunas fuentes pueden ser más de 3.000, de los cuales 1.273 permanecen en una bodega y en sus cercanías.

Las medidas del Gobierno adoptadas buscan blindar las fronteras contra el tránsito ilegal de personas y en ese sentido también anunció que quienes transporten, hospeden o faciliten el ingreso ilícito de extranjeros al país serán llevados a la justicia por el delito de trata de personas.

Asimismo se reforzarán los controles de las autoridades, en especial en el suroeste del país para evitar que personas que no cumplan con los requisitos, lleguen al país por la frontera con Ecuador para luego intentar llegar a Estados Unidos.

Krüger explicó que Colombia no puede facilitarle a los cubanos un vuelo con destino a México porque ese país ya manifestó que no permitirá la llegada de ningún avión de estas características y porque el país estaría "incurriendo, incluso como autoridad, en el delito de trata de personas".

Igualmente dijo que se tiene información de que en Ecuador, Brasil y Guyana hay más de 50.000 migrantes irregulares que "podrían solicitar esa misma ayuda para ellos".

De otro lado, el funcionario dijo que en el caso particular de los cubanos que están hacinados en una bodega, que según un censo de la Defensoría del Pueblo de Colombia son 1.273, se espera la autorización judicial para que las autoridades ingresen al lugar.

El fin de semana pasado cubanos que están en Turbo desde hace más de dos meses escribieron una carta al presidente estadounidense, Barack Obama, a la ONU y a la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que piden que se les permita llegar "de manera segura" a Estados Unidos.

La carta abierta, firmada por el "Grupo de cubanos varados en Turbo", explica que esa intervención les permitiría llegar a Estados Unidos "sin tener que arriesgar nuestras vidas en la selva a manos de traficantes".

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ