Las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín; y de Venezuela, Delcy Rodríguez, lograron ponerse de acuerdo para una apertura "paulatina" de la frontera luego de casi un año de asperezas entre ambos Gobiernos por el cierre de la zona limítrofe decidido unilateralmente por Nicolás Maduro.

Tras un encuentro a puerta cerrada celebrado en Caracas, las ministras de Exteriores acordaron "unas acciones preliminares que pueden ir creando el ambiente para una apertura de la frontera progresiva, gradual", de los 2.219 kilómetros de frontera que comparten Colombia y Venezuela, informó Rodríguez en una declaración conjunta con Holguín.

La reunión, calificada de "exitosa" por la canciller venezolana, no supuso la decisión definitiva de reabrir el paso sino el acuerdo para una "evaluación detallada y minuciosa de los tratados normativos, protocolos, de los instrumentos que elaboran el marco normativo sobre la frontera".

La decisión de normalizar el paso entre ambas naciones quedará en manos de los jefes de Estado, que se reunirán y acordarán las decisiones al respecto, en fecha y lugar que las cancilleres dijeron que anunciarán "en su momento".

La ministra de Exteriores venezolana explicó que se hará "una revisión con miras a construir una nueva legalidad" para garantizar que una vez se pueda abrir la frontera "sea una frontera segura, ajustada a los parámetros de la paz".

Las cancilleres informaron que se implementará una "cédula fronteriza" propuesta por Colombia para los habitantes venezolanos y colombianos de los territorios limítrofes.

Este documento, que no precisaron cómo ni cuándo se implementará, contendrá "la información fundamental de las actividades que se desarrollan en la frontera y obviamente va a estar sometido a férreos controles para que los ciudadanos tengan acceso no solamente a su cédula fronteriza sino que también puedan generar deberes y derechos", explico la canciller venezolana.

Este documento "va a ser realmente muy útil para todos los habitantes que viven en la frontera", indicó la ministra colombiana por su parte.

Asimismo, se aceptó la propuesta venezolana de instalar estaciones de servicio para el abastecimiento de combustible de Venezuela en territorio colombiano, una medida que podrá contrarrestar el contrabando de combustible que viene denunciando el país petrolero.

El siguiente paso tras el acuerdo de hoy será la reunión de los equipos de seguridad para abordar los temas de criminalidad de la zona, punto fundamental para la reapertura, con un encuentro que se celebrará el próximo martes

Lea también

Reapertura de la frontera Colombia Venezuela

Frontera colombo-venezolana estuvo desolada