En el fall se lee que: “Se prueba que (José Miguel narváez) se asoció con funcionarios al interior del DAS para cometer delitos contra miembros de organizaciones defensoras de derechos humanos   y periodista o políticos no afines al Gobierno Nacional de turno”.

El juzgado sexto especializado de Bogotá señaló que el exsubdirector era culpable de los delitos de concierto para delinquir agravado, violación ilícita de comunicaciones y utilización ilícita de equipos transmisores y receptores.

Por eso, y considerando como gravísima la falta cometida, lo condenaron a 8 años de cárcel sin la posibilidad del beneficio de detención domiciliaria.

Según la investigación de la Fiscalía, Narváez participó en las llamadas ‘chuzadas’ que el DAS realizó a defensores de derechos humanos, periodistas y dirigentes políticos entre marzo del 2003 y noviembre del 2005, a través de un grupo llamado G-3, del que hacían parte altos funcionarios y 15 detectives de la entidad.

Entre la lista de personas y organizaciones que interceptaron, sin previa orden judicial, figuran el Colectivo de Abogados Alvear Restrepo, Piedad Córdoba, Carlos Gaviria y Holman Morris, entre otros.

Compulsan copias contra Uribe

En el fallo afirman que se compulsaron copias contra el expresidente Álvaro Uribe para que se investigue su presunta responsabilidad en estos seguimientos, debido a que se realizaron durante su Gobierno y a personas que eran opositoras.

“Este despacho, al respecto, sigue con el criterio establecido por el Tribunal Superior de Bogotá en el sentido de que al existir procesos abiertos contra el expresidente se remitirán copias de este fallo a las autoridades competentes”, dice el documento.

Contra Uribe cursa una investigación preliminar en la Comisión de Acusación y por este caso ya rindió versión libre.

Otras investigaciones

Además de este proceso, Narváez tiene en su contra otras dos investigaciones. Una es por el crimen de Jaime Garzón y otro por la tortura psicológica de la que fue víctima la periodista Claudia Julieta Duque.

En el caso de Duque, el exfuncionario es acusado del delito de tortura agravada. La Fiscalía aseguró que él y otros 3 trabajadores del DAS crearon la llamada ‘Operación Transmilenio’, en la que la periodista fue señalada como “objetivo de alto valor” y por eso la sometieron a actos de seguimiento, hostigamiento y amenazas.

En cuanto a Jaime Garzón, el ente acusador indicó que Narváez sí tuvo que ver en la muerte del comunicador, pues “fue quien creó en la mente del jefe de las Autodefensas, Carlos Castaño Gil”, la idea de darle muerte.

Encuentre más información de Colombia aquí