El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, denunció este martes que guerrilleros del Eln y bandas criminales están buscando tomarse las zonas "ancestrales" de las Farc que deberían ser recuperadas por el Estado luego de la firma de los acuerdos de La Habana.

Según Martínez, "existe evidencia suficiente" para advertir de los movimientos del Eln en varias regiones de la Costa Pacífica y los Llanos Orientales, con los que grupos guerrilleros buscarían dominar estas zonas y mantener estructuras ilegales que operan actualmente allí.

Específicamente, Martínez explicó que han aparecido avisos y panfletos del Eln en varias casas del corregimiento de Llorente, jurisdicción del municipio de Tumaco (Nariño), así como panfletos adicionales de la guerrilla en áreas rurales del municipio de Lejanías (Meta).

Cabe anotar que estas zonas de Tumaco y Lejanías han sido tradicionalmente consideradas como zonas de alta influencia de las Farc. De hecho, el municipio llanero hizo parte de la zona de distensión del Caguán entre 1999 y 2002.

El jefe del ente acusador advirtió que se están tomando decisiones de fondo para evitar que se repita el abandono estatal, en el marco de un debate de control sobre la jurisdicción especial para la paz en el Congreso.

"El principio de no repetición depende de la eficacia de la jurisdicción ordinaria, de la FIscalía, de los jueces ordinarios. En este sentido es importante que se consolide la tarea de la jurisdcción ordinaria y que los recursos que requiere se consigan también. Porque hay escasez de jueces en la justicia penal", añadió Martínez.