Facciones internas

El presidente del Partido Conservador David Barguil y Martha Lucía Ramírez se enfrentaron en sus cuentas de Twitter, luego de que el representante diera un apoyo preliminar al Sí en el plebiscito el pasado martes.

Ramírez aseguró que Barguil asiste en representación del partido a eventos de la Unidad Nacional a favor del plebiscito, aunque el Directorio Nacional Conservador no ha definido oficialmente su posición. Barguil rechazó el ataque y pidió a la excandidata que "se serene".

El congresista aseguró que el partido tomará una posición sobre el plebiscito después de "analizar a profundidad el alcance de los acuerdos que hasta ahora se tienen.

Desde este jueves, el jefe negociador de La Habana Humberto de la Calle inicia un recorrido por el país que llamó "una maratón pedagógica" para enseñar a cientos de miles de colombianos los beneficios de la paz y el plebiscito que se espera pueda votarse en el próximo mes de octubre.

La primera reunión de De la Calle, junto con el Alto Comisionado para la Paz Sergio Jaramillo, se dio con el Partido Conservador, luego de que el expresidente Andrés Pastrana recomendara a sus miembros votar por el "no" en el plebiscito.

Pastrana: "golpe de Estado"

Desde Mozambique, el exmandatario que negoció entre 1999 y 2002 un acuerdo de paz con las Farc en San Vicente del Caguán envió una carta al Directorio Nacional Conservador, en la que le solicitó a la colectividad no apoyar "el golpe de Estado contra el orden constitucional y la legalidad que se pretende rematar con un plebiscito espurio".

Según Pastrana, el presidente Juan Manuel Santos ha realizado un "chantaje implícito" provocado por la disyuntiva entre la paz que llegaría con el sí al plebiscito y la continuación de la guerra si el mismo no es avalado por los colombianos.

"Sin embargo, las Farc, sus socios electorales, se deslindaron del pronunciamiento manifestando que ganen o pierdan en las urnas no volverán a la guerra. Paradójicamente, la guerrilla abrió así una puerta a la paz en torno a la necesidad de afinar los acuerdos pacíficamente en la eventualidad de una victoria del No", dice la misiva.

“Si se da el voto mayoritario por el no, la refinación de temas tales como el de la conveniencia constitucional del umbral plebiscitario del 13 por ciento, los controles al tribunal especial o la adición a la Constitución de todos y cada uno de los puntos de los acuerdos es una oportunidad única para lograr una paz sin cabos sueltos”, continúa.

La desunión entre los conservadores es bastante extendida, con discusiones fuertes que se han extendido a Twitter entre el presidente del partido, el representante David Barguil, y la excandidata presidencial Martha Lucía Ramírez (ver recuadro)

"No sirve un acuerdo sin aval"

Por su parte, el jefe negociador del Gobierno en La Habana afirmó a la salida de su encuentro con el conservatismo que la refrendación de la paz es necesaria para poder validar el acuerdo entre los colombianos y para acabar con la división en el país político.

“No sirve un acuerdo firmado en La Habana si no es avalado por los colombianos. Y tampoco sirve si después se va a prolongar un proceso de polarización como el que estamos viviendo”, afirmó De la Calle.

Así mismo, el ex vicepresidente aseguró que apoyar el voto por el No es "una opción totalmente válida", dado que "la paz no es de nadie", en un comentario que también realizó el presidente Santos en la posesión del Congreso de la República el pasado 20 de julio.

De la Calle y Jaramillo empezarán reuniones con los demás partidos políticos para explicar los términos de lo acordado con las Farc en La Habana.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR