Un grupo de 2.432 cubanos, retenidos en  Turbo, cerca de frontera con Panamá, le pidieron al presidente Barack Obama, a la ONU y a la OEA una intervención humanitaria que les permita llegar de "manera segura" a Estados Unidos, informaron fuentes oficiales.

Así lo expresan a través de una carta en la que le solicitan a Obama que "intervenga y use sus medios para que podamos llegar de una manera segura a su país".

La carta abierta, firmada por el "Grupo de cubanos varados en Turbo", explica que esa intervención les permitiría llegar a Estados Unidos "sin tener que arriesgar nuestras vidas en la selva a manos de traficantes".

La Alcaldía de Turbo decretó la calamidad pública por la presencia de más de 3.000 migrantes cubanos de los cuales 1.273 permanecen en una bodega y en sus cercanías.

Los cubanos añaden que les "urge" que la solicitud sea procesada porque dicen estar "bajo violencia psicológica constante por la amenaza de deportación a la que estamos sometidos por parte de las autoridades colombianas".

Las autoridades migratorias de Colombia anunciaron la semana pasada que deportarán, en una fecha por definir, a los cubanos en tránsito hacia EE.UU que permanecen en Turbo.

En la misiva los migrantes añaden que "no se trata de una solicitud migratoria sino una intervención humana al respeto e integridad de un grupo de familias que buscan el derecho a vivir dignamente".

Asimismo dicen que el grupo está dispuesto a no recibir "todos los beneficios de ayuda económica que reciben los cubanos a su llegada" a Estados Unidos y aseguran que lo que requieren es "ser parte de esa sociedad que hemos anhelado".

También dicen que las circunstancias por las que han pasado "dejan de ser migratorias para convertirse en una tragedia humanitaria".

Un censo de la Defensoría del Pueblo realizado la semana pasada cifró en 1.273 cubanos, 300 de ellos menores de edad, que busca llegar a Estados Unidos los que permanecen en una bodega de Turbo.

La Defensoría indicó que contabilizaron 452 mujeres y 852 hombres, de los cuales "24 requieren atención urgente en salud por distintas enfermedades".

Además, once de las migrantes están embarazadas, entre ellas una menor de edad, y se comprobó que del total de censados, 60 comen tres veces al día y los 962 restantes solo lo hacen una vez.

Colombia ha deportado en los últimos dos meses 5.800 migrantes irregulares, en su mayoría de nacionalidad haitiana y cubana, según cifras de Migración Colombia.

MÁS DE COLOMBIA AQUÍ