Un juez especializado avaló este martes el acuerdo entre James Arias, el llamado "zar de la chatarra", y la Fiscalía General de la Nación con el que el acusado recibirá una condena anticipada por falsificar operaciones comerciales para reclamar a la Dian el valor del IVA.

Arias aceptó los delitos de lavado de activos, concierto para delinquir, falsedad en documento privado, fraude procesal, contrabando y enriquecimiento ilícito y además se comprometió a entregar una suma superior a la defraudación para resarcir a la Dian por los impuestos perdidos. A cambio, el empresario deberá pagar 10 años de prisión.

Arias es testigo en investigaciones contra otros empresarios del sector de la chatarra entre los que se encuentran Tomás y Jerónimo Uribe, los hijos de Álvaro Uribe Vélez, por los desfalcos que sumaron más de 350.000 millones de pesos.

A pesar de este acuerdo, la Dian protestó porque los bienes ofrecidos a modo de reparación no son suficientes, una decisión rechazada por la Fiscalía.

Estos bienes corresponden a 272 lotes en dos veredas de Cajicá, así como tres oficinas y dos parqueaderos, y 2.000 millones en cuentas bancarias, que en total estarían avaluados en 308.000 millones de pesos.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR