En los acuerdos se establece la posibilidad de que las personas que estén sindicadas, acusadas o condenadas por estos delitos puedan concurrir al tribunal de paz.

La firma del acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional, que se realizará el próximo 26 de septiembre en Cartagena, ha traído para cientos de colombianos un sinsabor debido a la posible presencia de los efectivos de la guerrilla en la política.

Justamente, uno de los puntos más polémicos de los acuerdos es la decisión, anunciada el pasado 24 de agosto, de asignar cinco cupos a las Farc en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes durante los próximos 8 años, adicionales a las 102 y 166 curules respectivas designadas por la Constitución y las leyes.

Según el magistrado del Consejo Nacional Electoral Armando Novoa, los acuerdos de paz de La Habana autorizan a que todas las personas que hicieron parte de las Farc y hayan logrado pasar por la justicia tradicional podrían ser candidatos para estas circunscripciones especiales.

"Hay una regla general, según la cual no pueden ser elegidas personas que hayan incurrido en la comisión de delitos de lesa humanidad, pero en los acuerdos se establece la posibilidad de que las personas que estén sindicadas, acusadas o condenadas por estos delitos puedan concurrir al tribunal de paz", aseguró el magistrado en diálogo con PUBLIMETRO.

"Entiendo que hay una posibilidad amplia de que los principales voceros de las Farc puedan, incluso, participar en las elecciones de 2018", añadió Novoa, quien añadió que es probable que estos guerrilleros hagan parte de los tarjetones mientras el tribunal de paz toma las decisiones, aunque esto corresponderá a la reglamentación que se haga posterior a una eventual aprobación del acuerdo.

Distintas circunscripciones

Novoa explicó que las circunscripciones especiales aprobadas en los acuerdos de La Habana para representar a los habitantes de zonas rurales parte del conflicto no hacen parte de las curules asignadas a las Farc.

"La circunscripción especial de paz no es para las Farc: es para los líderes de las zonas de conflicto que serán designadas en el acto legislativo que las cree. Hay que diferenciar la asignación directa de cupos de la circunscripción especial, que va dirigida a líderes de organizaciones sociales presentes en esas zonas de conflicto", afirmó.

El magistrado anotó que en caso de que las Farc consiga suficientes votos para poder completar más de las 10 curules que de acuerdo a los acuerdos de La Habana corresponderían, estas serían asignadas de tal forma que se tome "el número más favorable" para su representación en el Congreso.

Así, si en la elección de 2018 el partido político que surja de los acuerdos de La Habana obtiene suficientes votos para recibir 7 senadores, 5 de estos serán asignados como parte del código de acuerdos, mientras que los dos restantes serán parte de las bancadas comunes.