La aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, celebró el acuerdo final para la paz rubricado ayer en La Habana por el Gobierno colombiano y las Farc, y aseguró que tras más de 50 años de guerra, "un día nuevo amanecerá en Colombia".

"El camino por recorrer es largo. Pero este acontecimiento al que hemos esperado tanto tiempo, merece ser celebrado", aseguró la candidata presidencial.

Clinton afirmó en un comunicado que, como presidenta, se asegurará de que Estados Unidos "siga siendo un socio durante ese proceso" hacia la paz por el que transita el país andino.

"El pueblo de Colombia no se merece nada menos que eso. La seguridad de nuestro hemisferio y del mundo serán fortalecidas por el éxito de Colombia", aseveró.

"Me uno a la gente de todo el mundo celebrando el histórico acuerdo de paz en Colombia, que pone fin al conflicto armado interno más largo de las Américas. Aplaudo a los líderes que forjaron este acuerdo. Estoy orgullosa del grupo diplomático estadounidense que apoyó este proceso en cada paso del camino", dijo.

"Ahora, Colombia debe convertir este acuerdo en una paz justa y duradera", agregó la ex secretaria de Estado.

Tras más de cuatro años de negociaciones, el acuerdo de paz fue rubricado este miércoles en La Habana por los jefes negociadores de las dos delegaciones, Humberto de la Calle por el Gobierno y Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez", por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, así como por los embajadores de Cuba y Noruega, países garantes en el proceso.

Queda pendiente ahora la firma del acuerdo en un acto que tendrá lugar en Colombia en una fecha aún por concretar, pero todo apunta a que será en las próximas semanas, y ahí empezará la cuenta atrás de 180 días para que las Farc abandonen la lucha armada.

Hoy el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, prevé enviar al Congreso el acuerdo de paz para que ponga en marcha la convocatoria del plebiscito que se celebrará el próximo 2 de octubre y en el que los colombianos tendrán la oportunidad de refrendarlo o rechazarlo.