En la posesión del nuevo período de sesiones legislativas del Congreso de la República, sus presidentes, el senador Mauricio Lizcano y el representante Miguel Ángel Pinto, pidieron a los congresistas que cumplieran con el horario de sesiones y acabaran con el ausentismo que hace la institución sea tan rechazada por los colombianos.

Pero las sesiones del pasado miércoles, convocadas para las 10 de la mañana, no iniciaron. La Cámara de Representantes debió suspender sus sesiones porque no hubo quórum.

Según le dijo a Semana la directora administrativa de la Cámara, Carolina Carrillo, el corte había sido advertido por la Empresa de Acueducto de Bogotá el 26 de julio. "Se les pidió a todas las oficinas que tomaran las medidas necesarias para no interrumpir el normal funcionamiento del Congreso", aseguró.

Aparentemente, estas medidas no fueron tomadas y un grupo de representantes aprovecharon la medida para ausentarse de las sesiones y tomar "un día libre", acto reprobado por sus colegas.

Cabe advertir que el Senado sí contó con el quórum necesario para sesionar, pero la Cámara de Representantes no ha empezado a tramitar proyectos por el ausentismo de sus representantes. Las mesas directivas de las corporaciones advirtieron que se descontarán los días de salario a los congresistas ausentes.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR