La Superintendencia de Salud autorizó a Cafesalud a retirarse de forma voluntaria de los departamentos de Amazonas, San Andrés, Vichada, Córdoba y de 558 municipios en todo el país en los que tiene menos de 500 afiliados.

Según el superintendente Norman Julio Muñoz, la medida busca estabilizar la operación de Cafesalud tanto en el régimen contributivo como en el subsidiado, para permitir que la EPS mantenga un adecuado nivel de servicio en las zonas en las que puede garantizar una adecuada prestación de servicios.

"No obstante, la superintendencia mantiene el monitoreo del cumplimiento de las otras acciones que debe ejecutar y que están incorporadas en el plan de acción suscrito con la entidad” dijo Muñoz.

A partir del primero de octubre, los afiliados pasarán a ser parte de otras EPS que esté en capacidad de garantizar su atención. "Este es un proceso que se va a realizar de manera ordenada y bajo nuestra supervisión para que los usuarios estén debidamente informados sobre la ejecución de esta medida", aclaró el superintendente.

El gerente de la entidad, Juan Carlos Giraldo, reconoció que la medida es acertada para garantizar la atención de sus usuarios. "El retiro de estas zonas representa menos del 5 por ciento de nuestros actuales afiliados y les permitirá que se beneficien con los servicios de las EPS que ya están estabilizadas en la operación en sus localidades”, aseguró.

Pero la decisión no fue bien recibida por otros sectores. El senador Jorge Robledo, que ha criticado el proceso de traslado de usuarios de la liquidada Saludcoop a Cafesalud, aseguró que este retiro es un "vergonzoso y doloroso fracaso".

"A cerca de 200 mil usuarios se les incumplió la promesa del ministro de salud de garantizarles la atención sin ningún traumatismo. Este hecho se suma a las peticiones, quejas y reclamos de los pacientes de Cafesalud que en lo corrido del año sobrepasan las 70 mil", aseguró el senador del Polo Democrático.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR