El acuerdo alcanzado entre el Gobierno colombiano y las Farc fue calificado hoy como un paso histórico por gobernantes, líderes políticos y sociales y organismos internacionales, que también ofrecieron su apoyo para que la paz en Colombia sea justa y duradera.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuyo país actuó como acompañante del proceso, dijo que Colombia puede contar "con todo el apoyo para construir la paz". La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, el otro país acompañante, le reiteró a Santos la disponibilidad de su país para formar parte de la comisión de verificación y vigilancia de los acuerdos firmados en La Habana.

Noruega expresó que "el acuerdo pretende solucionar muchos de los retos básicos que llevaron al conflicto facilitando una participación política amplia, acceso a la tierra y alternativas a la producción de coca".

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró que su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, pasará a la historia por haber firmado la paz con las Farc y dijo que "Dios quiera que triunfe en el referendo" con el que se refrendaría el acuerdo de paz.

"El diálogo y la negociación han triunfado en Colombia. Ha vencido la paz y hemos ganado todas y todos. ¡Felicidades Colombia!", dijo el mandatario boliviano, Evo Morales.

El Gobierno canadiense dijo que "el acuerdo establece los cimientos para la paz y prosperidad futura de todos los colombianos. El éxito de estos esfuerzos muestra que, a través del diálogo, la paz es posible".

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, reiteró que el organismo está preparado para acompañar el posconflicto"

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, aseguró que tras más de 50 años de guerra, "un día nuevo amanecerá en Colombia" y agregó que si es elegida presidenta, se asegurará de que Estados Unidos "siga siendo un socio durante ese proceso".

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, manifestó su satisfacción con la que la Unión Europea (UE) acoge el acuerdo, una "oportunidad histórica y única" cuya implementación no está exenta de "retos", y recordó que la UE prestará apoyo a la ejecución del proceso de paz con un paquete valorado en 575 millones de euros.

Human Rights Watch (HRW) aseguró que el acuerdo es una "oportunidad sin precedentes" para reducir las violaciones de los derechos humanos, pero advirtió que tiene "graves defectos", especialmente en lo referente a las víctimas, pues "podría garantizar la impunidad de los responsables de violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra".

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) celebró el acuerdo, pero advirtió de las "profundas huellas" que han dejado más de 50 años de conflicto armado y de que hay que "aliviar el sufrimiento" de las víctimas.

El Gobierno español recordó que "España, que ha apoyado los esfuerzos por la paz en Colombia tanto ahora como en anteriores procesos, seguirá acompañando en la etapa de consolidación de la paz que se inicia hoy".

El presidente de Francia, François Hollande, felicitó a Santos "por la conclusión de un acuerdo de paz global y definitivo entre su Gobierno y las Farc".

"En tiempos de tantas crisis y conflictos, la noticia de Colombia es mucho más que un rayo de luz. Es un momento histórico para Colombia y toda América Latina", señaló el Gobierno alemán.

"Nos llena de esperanza a todos que el conflicto armado más largo de Latinoamérica pueda terminarse finalmente. Especialmente en un momento en el que los conflictos y las guerras en otras partes del mundo parecen aumentar y continuar", dijo el presidente de la Asamblea General de la ONU, Mogens Lykketoft.

Encuentre más información de Colombia y el mundo aquí

PUB/JMR