Fue el mismo Alejandro Ordóñez el que llegó a la secretaría del Palacio de Justicia para reclamar la demora en la firma del fallo y confirmó que, de hecho, aún están redactando la ponencia.

Por eso, decidió renunciar a su cargo como procurador General de la Nación.

La firma era el último paso para hacer efectiva la suspensión definitiva en el cargo de Procurador General de la Nación. Pero ahora los magistrados deberán notificarle que aceptaron su renuncia.

Ordóñez dijo que él quería que se le notificara formalmente sobre la nulidad de su reelección para quedar en libertad de opinar.

“Vine, como le corresponde a todo buen ciudadano, a notificarme de una decisión muy publicitada la semana anterior respecto a la nulidad de mi reelección, pero me sorprendió la funcionaria de la secretaría al decirme que la decisión no está en la secretaría, que se están recogiendo las firmas y que, incluso, está en proceso de elaboración de la ponencia”, manifestó a los medios.

El pasado 7 de septiembre, con 14 votos a favor, la reelección del Ordóñez para el periodo 2013-2016 fue anulada.

Según Ordóñez, el Gobierno y las Farc presionaron públicamente su salida. “Estaban ansiosos por liberarse del procurador”, dijo y de inmediato añadió: “Comprendo el odio de Timochenko y el resentimiento de Juan Manuel Santos”.