El Gobierno y las Farc han concluido casi cuatro años de negociaciones y anunciarán hoy en La Habana el contenido del acuerdo de paz con el que se pretende poner fin a cinco décadas de conflicto armado.

El anuncio de hoy, que será a las 6 de la noche en alocución presidencial, supone el cierre de las conversaciones en la capital cubana, sede del proceso desde noviembre de 2012, aunque la firma de la paz será en un acto protocolario para el que todavía no hay fecha, probablemente en Colombia.

Los equipos negociadores de las dos partes lograron el pasado 23 de junio un histórico acuerdo sobre cese el fuego bilateral y definitivo y dejación de las armas, aunque éste no entrará en vigor hasta la firma definitiva de la paz.

A partir de ese momento, las Farc tendrán un plazo de 180 días para entregar las armas, una desmovilización que se llevará a cabo con la guerrilla concentrada en unos campamentos ya pactados bajo la supervisión de la ONU.

Desde ese anuncio las partes han trabajado intensamente en La Habana para cerrar los flecos sueltos de los acuerdos parciales logrados desde la apertura del proceso el 19 de noviembre de 2012.

El primero de los acuerdos, alcanzado el 26 de mayo de 2013, fue sobre reparto de tierras y desarrollo rural; el 6 de noviembre de 2013 lograron el de participación política y el 16 de mayo de 2014 llegaron a un pacto sobre cultivos ilícitos y lucha contra el narcotráfico, problema que agravó en las últimas décadas el conflicto armado colombiano.

El pasado 23 de septiembre vio la luz un importante acuerdo marco para la creación de una jurisdicción especial para la paz, en la que se juzgará a los responsables de crímenes de guerra y lesa humanidad, lo que abrió la puerta al pacto sobre reparación de las víctimas, que se selló el 15 de diciembre de 2015.

El acuerdo que se dará hoy a conocer y después pasará al Congreso, que se ocupará de poner en vigor las leyes para la implementación de lo pactado, así como de convocar un plebiscito para que los colombianos tengan la última palabra.

En paralelo, la guerrilla convocará una conferencia interna para que sus filas den el visto bueno a lo pactado por los equipos negociadores del Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en casi cuatro años de diálogos de paz.