A pagar tres años de prisión y una multa que asciende a $23 millones fue condenada la señora Beatriz Johanna Quiñónes Castillo, un ama de casa que en 2011 agredió a una profesora de un jardín infantil del oriente de Cali.

La agresión ocurrió el 11 de agosto de ese año, en el barrio Marroquín II, cuando la madre de familia le reclamó airadamente a la docente Lucero Villanueva Molina porque, supuestamente, su hijo no había comido torta ni gaseosa en una fiesta de cumpleaños que se llevó a cabo en el jardín.

LEA TAMBIÉN: Mototaxista se salvó de ser extraditado injustamente acusado de narcotráfico

La profesora, de inmediato, le mostró a Quiñónes Castillo fotos donde se apreciaba a su hijo comiendo torta con gaseosa. Sin embargo, la mujer, llena de ira y sin atender a las explicaciones de la docente, le pegó un puño en el ojo izquierdo, golpe que le causó mayor daño debido a que tenía un anillo en la mano.

La Fiscalía, a través de varias pruebas, logró comprobar que la madre de familia era consciente del daño que le estaba causando a la docente y que lo hizo de manera intencional. “Tenía la capacidad para comprender que, sin justa causa, su conducta era ilícita y que no debía hacerlo”, dijo el ente acusador.

Ante esto, el Juez 10 Penal del Circuito de Cali con funciones de Conocimiento condenó a la agresora, que, gracias a que no presenta antecedentes, podría solicitar ser cobijada con el beneficio de casa por cárcel. Sin embargo, la multimillonaria multa no tiene vuelta atrás. 

LE PUEDE INTERESAR: “La cárcel Villahermosa podría colapsar”: grave denuncia de la Personería de Cali