El debate continúa. Caleños y colombianos se han mostrado en contra de una posible sanción jurídica para la mujer de 33 años que contestó una llamada cuando se movilizaba en su carro y fue intimidada para que entregara su celular.

Aunque se han conocido indicios de que el menor Santiago Echeverry, quien murió en el lugar sí está relacionado con el robo, sus familiares lo defienden.

De acuerdo con el diario El Tiempo, sus familiares contaron que Echeverry había llegado hace tres meses a Cali desde Pereira, donde vive su padre, y que se dedicaba al mototaxismo.

La razón por la que estaba en la zona en el momento del robo, es que había llevado a un menor de 11 años a un colegio cerca.

Le puede interesar: Hasta 25 años de cárcel pagaría mujer que atropelló a ladrón que la robó en Cali

“Él salió de la casa a las 8:30 de la mañana, me dijo que ya volvía para desayunar. Era una ruta que hacía todos los días. Él llevaba a un niño a estudiar a un colegio cerca del batallón”, dijo María Nelcy Bañol, madre del joven, de acuerdo con ese medio.

Y añadió que “Santiago solo estaba trabajando y se cruzó en el camino de esa mujer. Mi hijo no era ningún ladrón, por eso iba en pantaloneta, porque solo iba a hacer esa carrera y regresaba para su casa”.

Según ratificó la Policía, tanto el fallecido como el capturado son menores de edad y, contrario a lo que se había dicho inicialmente, ambos tendrían que ver con el hurto.

“Entre los elementos que portaba el herido había algunos documentos de la motocicleta en la que se movilizaba el otro hombre que falleció”, explicó el oficial.

Puede ver: Robo de celular termina en tragedia vial en el sur de Cali

La mujer, quien sufrió algunas lesiones, enfrenta ahora un proceso penal por el hecho. “Inicialmente, ella se ve inmersa en un homicidio por dolo eventual, que da una pena de entre 13 a 25 años”, explicó en Noticias Caracol el abogado penalista Eduardo Murillo.

No obstante, aclaró el jurista, “el proceso más adelante tendrá una exoneración de responsabilidad toda vez que actuó sobre miedo insuperable o legítima defensa”.

Por el momento, la mujer permanece en libertad, mientras que el presunto ladrón sobreviviente al choque está siendo judicializado.