Después de nueve días de permanecer internada en la unidad de cuidados intensivos de una clínica, la caleña Victoria Montoya González, quien había sido atropellada por un bus en Lima (Perú), murió este viernes.

Según lo confirmó en redes sociales su hermano, el realizador audiovisual caleño Nelson Montoya, la joven de 25 años “no aguantó más”. “Su cremación se hará en Lima y llevaremos la cenizas a Cali. La voluntad de Dios se ha cumplido. Y ahora sólo queda ser fuerte”, escribió en Facebook Montoya.

Los fatídicos hechos en los que la caleña resultó herida de gravedad ocurrieron el pasado 3 de agosto en la capital peruana, donde Victoria vivía desde hace un año.

La joven, quien iba camino hacia el gimnasio, pasó en un cruce semaforizado sin prever que un bus que venía con exceso de velocidad se pasaría en rojo. Una cámara de seguridad registró la dramática escena.

La caleña, quien quedó en coma por la dureza del impacto, fue auxiliada y posteriormente fue internada en la clínica Maison de Santé. Su familia viajó hasta Lima a ponerse al frente de su situación, esperanzados en que su salud mejorara.

El conductor del autobús que la arrolló fue cobijado con prisión preventiva por cuatro meses, mientras se adelanta la investigación para determinar su responsabilidad en los hechos que desencadenaron en la muerte de Victoria.

Autoridades de Perú anotaron que el bus tiene en su historial cuatro multas registradas entre 2013 y 2014, infracciones que al momento del accidente no habían sido canceladas.