EN DETALLE
RECOMENDACIONES PARA ELEVAR COMETA

1. Elevar las cometas lejos de las redes eléctricas, aeropuertos y vías con mucho tránsito vehicular.

2. No elevar desde terrazas o techos, pues en estos lugares no hay movilidad suficiente y las cometas se caerán fácilmente, corriendo más riesgo por estar cerca de conductores eléctricos.

3. Utilizar hilo de algodón para elevar las cometas. No se recomienda nylon o piolas que puedan tener componentes con conductividad eléctrica.

4. No subir a árboles, techos, postes o torres de energía a recuperar las cometas enredadas.

5. La cometa enredada debe quedarse donde se precipitó. Cuando esto pase, inmediatamente llamar a la línea 177 para programar el retiro con personal técnico de Emcali.

6. Los niños deben estar acompañados de adultos responsables, quienes los puedan orientar sobre la mejor manera de elevar la cometa.

7. No se deben elevar cometas cuando está  lloviendo o lloviznando, pues existe un alto riesgo de descargas atmosféricas y el hilo se puede volver un elemento conductor.

Pese a que han pasado más de 30 años, Carlos Añasco recuerda la primera vez que su papá lo llevó a elevar cometa, como si hubiese sido ayer.

La que mandaron a los aires ese día, quizá un sábado o un domingo de cualquier agosto a inicios de los años ochenta, era en forma de hexágono, hecha con delgados palos de madera y con papelillos amarillo, rojo y verde.

También tenía una cola larga que hicieron a punta de sobrantes de tela que tenía su mamá en un costal al lado de la máquina Singer, en la pequeña alcoba donde siempre ha tenido su taller de costura.

LEA TAMBIÉN: Orgullo y tradición, los ingredientes secretos de la gastronomía del Pacífico del Petronio

La “pista” para volar no podía ser otra que la cancha del barrio El Guabal, ubicada a pocas cuadras de su casa y donde desde que él tiene uso de razón, quizá desde antes, las cometas surcan los vientos cada agosto.

De hecho, esa fue la primera imagen que tuvo Carlos ese sábado o domingo de inicios de los ochenta: el arcoíris de hexágonos sostenidos como por arte de magia en el azul del cielo caleño, allá, chiquititos, arriba, como pegados con una puntilla en el firmamento.

Ese mismo día, luego de varios lanzamientos fallidos y algunas lágrimas del niño Carlos que lidiaba con la frustración, él y su papá pudieron poner en lo más alto su cometa amarilla, roja y verde con cola hecha de retazos.

Hoy en día, Carlos sigue yendo a la cancha del barrio, cada agosto, a elevar cometa. Pero esta vez lo hace desde otro rol: ahora él es quien le enseña a su hijo a tocar el cielo con ese hexágono colorido y traslúcido.

LE PUEDE INTERESAR: Personería de Cali investiga a 391 funcionarios de la Alcaldía por presunta corrupción

La historia de Carlos es la de miles de caleños que crecieron con la divertida tradición de las cometas, una práctica que este domingo tuvo la segunda jornada del Festival de Cometas 2016, en la cancha de fútbol de la Unidad Deportiva ‘Alberto Galindo’, suroeste de Cali.

Cientos de personas llegaron con sus cometas y se inscribieron para participar en el evento, que premia en las categorías infantil (de 7 a 15 años) y libre (para mayores de 15 años), en siete modalidades: cometa mensaje o espectáculo, cometa más grande, cometa más pequeña, papalotes, cometa comercial, cometa artesanal o casera y cometa taxi.

“El balance del evento ha sido muy bueno y positivo, hemos inscrito a un promedio de más de 200 participantes en todas las modalidades y categorías”, dijo Norma Constanza Loaiza, coordinadora técnica del Festival.

LEA TAMBIÉN: ¿Cómo está Cali en materia de cultura ciudadana? Reveladora encuesta

Las tres jornadas del Festival de Cometas, que llegará a su fin el 28 de agosto en la Unidad Deportiva ‘Jaime Aparicio’, son acompañadas por unos 50 miembros de la Policía Militar, en aras de garantizar la seguridad de los asistentes y el buen desarrollo del evento, indicó Loaiza.

Uno de los participantes de la primera jornada del Festival fue Jaime Enrique García, quien participó con una cometa de 2,60 metros x 2,70 metros, en la modalidad papalote.

“Esta actividad para nosotros es tradición, venimos en familia desde hace nueve años con mi hijo, mis hermanas, sobrinos, primos, participando y logrando ganar siempre en años anteriores. De verdad que agradezco que se realicen estás actividades que no deben perderse y mantenerse viva en los hogares caleño”, manifestó García.