Con un pulmón perforado y aún recluido en el Hospital Universitario del Valle, un joven de 22 años denunció la agresión de la que fue víctima, según él, por manos de un auxiliar de la policía que lo apuñaló en dos ocasiones por la espalda.

Los hechos habrían ocurrido el pasado viernes después de las 7:00 p.m. en el Parque de los Estudiantes, centro de Cali, donde José Fernando Urrea Useche se encontraba esperando a su novia.

LEA TAMBIÉN: Personería de Cali investiga a 391 funcionarios de la Alcaldía por presunta corrupción

“Unos auxiliares llegaron pidiendo una requisa, como normalmente pasa, y a una persona del lugar le encontraron una pipa. De inmediato los auxiliares, que eran como siete, se exaltaron y comenzaron a empujar a todo el mundo”, dice Urrea Useche.

Según el denunciante, uno de los auxiliares lo agarró para una requisa, haciendo uso de la fuerza, sin que él opusiera resistencia en un principio. “Él me zarandeó y me estrujó, entonces yo lo empujé. De inmediato, todos los auxiliares sacaron sus bolillos y me pegaron”, cuenta el hombre.

Según Urrea Useche, en ese momento dos auxiliares, uno que tenía chaleco y otro que no lo portaba, sacaron un arma blanca y un arma de fuego para amenazarlo.

LE PUEDE INTERESAR: Reclaman seguridad e iluminación en la icónica Plazoleta del Correo, centro de Cali

“Cuando veo esto, salgo corriendo y ellos salen detrás de mí. No sé si la pistola era de verdad o no, el caso es que cuando iba corriendo siento como dos chuzones en la espalda. La gente decía “no lo apuñale, no lo apuñale”. Me toqué y estaba botando mucha sangre y burbujas por la espalda. Me habían perforado un pulmón y me empecé a quedar sin aire”, relata el denunciante sobre cómo ocurrieron los hechos.

Según el joven agredido, los auxiliares al ver lo que había pasado se dieron a la huida. “A mí ya no me importó nada, ni ver el número del auxiliar ni nada. Solo quería velar por mi salud. Le pedí ayuda a un patrullero que pasó por la zona y no me quiso colaborar”, dice Urrea Useche.

Gracias a la colaboración de algunos familiares y de personas que se encontraban en el sector, Urrea Useche logró que lo enviaran en un taxi hasta el HUV, donde todavía se encuentra en recuperación.

LEA TAMBIÉN: “¿Dónde está la seguridad, alcalde?”: Máyer Candelo al denunciar robo

“Al otro día tenía que trabajar, yo trabajo en obra blanca; estucando y pintando, pero no pude ir. Tengo un tubo en el tórax, no puedo respirar bien porque me están drenando la sangre que entró al pulmón y a veces me falta el aire”, señaló el denunciante.

Urrea Useche agregó sobre el presunto agresor que “el mismo día, un patrullero vino a mostrarme unas fotos de los auxiliares, a ver si yo lo podía identificar. También me visitó alguien de la Fiscalía y otra persona de control disciplinario de la Policía. Mis padres están buscando los videos de las cámaras de seguridad del lugar”.

De acuerdo a lo que le dicen los médicos del HUV, si continúa haciendo los ejercicios respiratorios que le pusieron, es probable que en pocos días sea dado de alta.