EN DETALLE
CAROLINA CAMPO, ASESORA DE CULTURA CIUDADANA DE CALI

"La cultura ciudadana no es solo poner a un grupo de artistas a que le digan a la gente qué hacer o qué no hacer. Es algo que está enfocado en el comportamiento y lo actitudinal de quienes habitan el territorio y de identificar cómo se pueden cambiar cosas con el respeto a la ley, la moral y la cultura". 

“Cultura ciudadana no es solo la de hacer fila en el MIO o respetar el tránsito. La cultura ciudadana implica también justicia social y entender que los otros también tienen derechos y que los míos llegan hasta donde inician los de ellos”.

Con esta frase, el alcalde de Cali, Maurice Armitage, reiteró la importancia del tema de la cultura ciudadana para la actual Administración Municipal, que le apostará fuertemente a ello como pilar fundamental y transversal para sus programas e iniciativas.

Es por esto que el Municipio y Corpovisionarios adelantaron durante los últimos meses una encuesta de percepción ciudadana donde se les consultó a 1843 personas, muestra representativa de los caleños de diferentes grupos étnicos y estratos socioeconómicos, por temas como la seguridad, la manera de relacionarse con los otros y lo que pensaban de los servidores públicos.

LEA TAMBIÉN: La Reforma Administrativa de Cali, explicada en diez puntos

Andrea Ramírez, vocera de Corpovisionarios, explicó que se trató de más de 100 preguntas, agrupadas en seis grandes ejes temáticos: Rechazo a la violencia, Relación con la ley, Interacciones ciudadanas, Percepción del otro, Relación con lo público y Seguridad. Los puntajes se cuantificaron de 0 a 10, siendo cero la peor calificación y 10 la mejor.

Los resultados de dicha encuesta fueron presentados este miércoles y, contrario a lo que muchos pensarían, el panorama para la capital vallecaucana no es para nada desalentador. Los caleños creen en las leyes, evitan cada vez más resolver sus problemas a los golpes y tratan de convivir de manera armónica con sus vecinos.

En Rechazo a la violencia, cuyo primero indicador es la Violencia interpersonal, los caleños expresaron resultados positivos. Presentó un puntaje de 8.67, mejor que el 8.50 que dio la misma encuesta hecha en 2013. “Esto significa que en Cali la gente no acepta la violencia como una forma para resolver conflictos”, explicó Ramírez.

En cuanto a Violencia intrafamiliar, segundo ítem del primer eje de la encuesta, Cali perdió terreno. El indicador se ubicó en 7.07 sobre 10, reflejando un leve aumento en la justificación del uso de la violencia hacia menores y mujeres.

LE PUEDE INTERESAR: Reportan reducción de accidentes en primer semestre de 2016 en Cali

Ante esto, indicó Carolina Campo, asesora de Cultura Ciudadana del Municipio, se adelantará el programa Revalorización para la Vida, en el que se promoverá el respeto por los derechos humanos en el seno de los hogares. “Para hacer frente a los problemas de violencia intrafamiliar se construirán estrategias enfocadas en prevenir estos hechos, a través de charlas, talleres y la atención de víctimas”, puntualizó.

En el segundo eje del sondeo, correspondiente a la Relación con la ley, los caleños se mostraron con gran disposición a obedecer las normas, con un puntaje de 8.12 sobre 10. “Que la gente tenga buena relación con la ley significa que hay muy buen espacio para tomar medidas. Si la gente está en contra de la ley es mucho más complicado que acaten las normas”, explicó la vocera de Corpovisionarios.

En el eje de Interacciones ciudadanas, reflejado en indicadores como la No ocurrencia de situaciones conflictivas, el puntaje fue de 8.16 sobre 10. Esto quiere decir que cada vez se presentan menos riñas por temas como el alto volumen de la música del vecino o peleas entre borrachos. No obstante, el indicador de Coexistencia y diversidad, que refleja la tolerancia para habitar con personas como desmovilizados, población Lgbti o trabajadoras sexuales, cayó con respecto a 2013 y se ubicó con 7.46 sobre 10.

“Esto es un reflejo de la falta de tolerancia y de aceptar las diferencias con respeto. Los caleños nos caracterizamos por nuestra amabilidad, sin embargo, el diagnóstico nos invita a reflexionar. Debemos ser incluyentes desde la palabra y de acción”, indicó Armitage.

OTRAS NOTICIAS: Así es el plan con el que Cali quiere ser una ciudad que funcione las 24 horas

En el cuarto eje, correspondiente a la Percepción del otro, los caleños sacaron nota negativa. Según la encuesta, entre los caleños no hay confianza, lo que afecta directamente la tolerancia, explicó Ramírez. El indicador de Confianza del cumplimiento de acuerdos entre ciudadanos fue solo de 3.63 sobre 10.

Asimismo, el eje de la Relación con lo público, que aborda temas como la Percepción sobre la probidad de los funcionarios y la Confianza institucional, el panorama es preocupante. Los puntajes de ambos indicadores son de 1 sobre 10 y de 2.73 sobre 10.

“El 90% de las personas cree que los funcionarios públicos son corruptos y eso es grave. Es una de las grandes tareas de la Administración. Se trata de volver a posicionar al Municipio como un actor más en el que se puede confiar”, manifestó la vocera de Corpovisionarios.

El último eje, el de Seguridad, es quizá el que más impacto tiene en la opinión pública y el que más preocupa a las autoridades. La Percepción de seguridad, pese a que sigue siendo bastante baja, mejoró con respecto al sondeo del 2013. En efecto, pasó de 3.25 sobre 10 a 3.82 sobre 10 para este año.

LEA TAMBIÉN: ¿El clima, la salsa, la gente? ¿Por qué los caleños somos felices?

“Pese a lo que se muestra en los medios, la realidad es que en Cali la disminución de homicidios ha sido casi que sistemática desde 2013. Lo que pasa es que la gente ve lo que pasa en el noticiero y ese es el imaginario que se crea. Por ejemplo, si se informa que hay tres muertos, eso queda en la gente. Pero si además de decir que hay tres muertos, se dice que eso representa diez muertes menos que antes, pues la gente tendría otro imaginario”, asegura Ramírez.

Al respecto, el alcalde Armitage reiteró que las muertes violentas han caído un 17% en la ciudad, pero hizo énfasis en que la apuesta para seguir bajando la violencia no es con más policías sino con inversión social.

“Si hay algo que necesita la ciudad es oportunidades. La forma de mejorar la seguridad en Cali es creando más empleos, dando más oportunidades. La obligación de todos los caleños es darle alternativas a los jóvenes que salen a delinquir porque no tienen más qué hacer”, concluyó el mandatario.

MÁS INFORMACIÓN: Con ‘matrimonio’ simbólico con la ciudad, Armitage presentó su marca de gobierno