Consternados se encuentran los habitantes   de Tuluá, en el centro del Valle del Cauca, debido al hallazgo de los desechos de un presunto rito satánico a orillas del río a su paso por la vereda Cienagueta.

En el lugar hallaron un cordero y un gallinazo degollados y una cruz incinerada, en medio de un pentagrama hecho con sal y azufre.

Carlos Quitián, secretario de Gobierno de Tuluá, quien rechazó tajantemente este tipo de prácticas, aseguró que se están adelantando las investigaciones para poder hallar a los responsables de la grotesca escena.

LEA TAMBIÉN: Mata a un perro asegurando que el animal estaba poseído por el demonio, en La Guajira

“Estamos adelantando trabajos de acuerdo a los requerimientos de la comunidad para lograr establecer los autores materiales de este hecho, que lógicamente intranquiliza, incomoda y perturba a la comunidad”, manifestó.

El funcionario, quien aseguró que este “no es un hecho normal en Tuluá”, agregó que “iniciamos un trabajo de campo con la Fiscalía y la Sijín, para establecer la identidad de los presuntos autores. No sabemos si son personas de esa comunidad o si son externos que llegaron hasta allá a cometer el rito”.

Las autoridades estudian si ofrecer o no una recompensa por información que permita hallar a los responsables del supuesto ritual, una “práctica ilícita, inmoral y que raya contra la conducta y comportamiento normal de nuestra sociedad”, según afirmó Quitián.

LE PUEDE INTERESAR: Quico habló del supuesto medallón satánico que no se quita