Un operativo sorpresa en la cárcel La Picota, entre la Policía de Bogotá y el Inpec, dio como resultado la incautación de 50 celulares de alta y media gama que se usaban para extorsionar a personas que se encuentran fuera del centro penitenciario.

También se encontraron 64 Sim Card entre otros equipos electrónicos que algunos reclusos tenían camuflados en colchones, condones y hasta libros, desde donde estarían realizando llamadas a los ciudadanos para intimidarlos, engañarlos y estafarlos.

“Llegamos allá teniendo en cuenta la denuncia de los ciudadanos, a que deasconfíen de textos extraños en donde les ofrecen rifas, herencias, en donde dicen que hablan con funcionarios de la fuerza pública y acudan a la línea 165 de la Policía”, comentó Nelba Gómez, mayor y subcomandante del Gaula.

Este año en la ciudad, se han registrado 58 denuncias por llamadas extorsivas que se habrían registrados desde los centros penitenciarios. “Por ahora todo continúa en investigación y ya depende del Inpec las acciones que tome con los reclusos", agregó la Mayor.

PUB/LP