Los bogotanos conocieron esta semana la polémica que se generó con la joven Natalia Prias y el mal momento que al parecer tuvo que pasar en El Picó, un bar en la zona norte de la ciudad en donde un hombre le habría tocado los senos.

Prias escribió en su cuenta de Facebook que “todo iba bien, hasta que un tipo mayor, aparentemente extranjero y piloto (pues vestía de pies a cabeza el uniforme y las preseas de capitán sobre sus hombros) le pareció bien tocarme las tetas sin mi consentimiento. Reaccioné como reacciono siempre que un tipo abusivo se pasa de listo conmigo y alcancé a ponerle un par de puños encima mientras se hacía el tonto y seguía su camino hacía el baño del lugar…” (Puede leer: Piloto toca senos a joven en bar El Picó en Bogotá septiembre 21 de 2016)

Publimetro se contactó con el bar y logró hablar con uno de sus socios, Gustavo Cortés, quien también compartió esta versión en su página de Facebook, y le aseguró a este medio que “ toda historia tiene dos versiones, porque yo estaba esa noche en el lugar y estoy más enterado que mucha gente, que por solidaridad con ella, ha compartido  la versión que ronda”.

Cortés aseguró que esa noche el señalado piloto, lo que aún no se ha podido comprobar, sí estaba en el bar y que “muchas personas lo veían porque es algo mayor para frecuentar estos lugares teniendo en cuenta la música que se pone en El Picó. Estuve medianamente cerca de él y en las repetidas ocasiones que fui a la barra por cerveza siempre lo vi hablando tranquilamente con dos personas más y una mujer que después me enteré era su esposa”, agregó.

Fue en un momento en el que Prias se acercó al personal de seguridad y pidió que sacaran al piloto del bar porque le había tocado los senos. “ La administración del bar procedió con el conducto regular que es hablar con la otra persona, que para mí fue lo correcto. ¿Cómo se iba a proceder a agarrar a alguien por el cuello y sacarlo a patadas del lugar sin antes conocer su versión? Al hablar con el piloto, éste afirmó no haber hecho nada de lo que la cliente lo acusaba, por lo que se decidió que el mejor manejo posible para la situación era pedirle que se ubicara en el piso de arriba ya que los otros implicados estaban en el piso de abajo. Esta solución no fue suficiente para la señora Natalia, pues pretendía que el señor fuera sacado a la fuerza”, argumentó Cortés.

La polémica con Prias y El Picó se generó luego del post que compartió la joven en donde manifestó que un socio del bar le había dicho, luego de comentarle lo que le había sucedido, que “cálmate, eso quiere decir que las tienes ricas”. Ante esto Cortés comentó que “citando sus palabras ella dice que un socio le dijo eso y con su versión ''un socio'' insinuó o dio pie para que se volviera un tema de género. Lo que se le olvidó aclarar fue que  no se lo dijo a un socio, sino a una socia que es amiga de ella y que trabajan juntas. Puede que la respuesta no haya sido la adecuada, pero creo yo fue más una respuesta de alguien que le tiene demasiada confianza y que seguramente se la estaba ‘montando’ en ese momento, lo que claramente no le causó gracia alguna. La respuesta de los bouncers de que “no podemos sacarlo porque de pronto el tipo tiene mucha plata y poder” es totalmente falsa e inventada”.

Gustavo también aseguro que “si el señor la tocó indebidamente o no nadie lo sabe, solo ella y él porque testigos no hubo en ese preciso momento. Eso sí, si llegó a pasar está demasiado mal, nadie tiene el derecho de tener ese tipo de conductas con alguien del sexo opuesto, es algo totalmente repudiable. En ese momento era la versión de él contra la de ella; no me vayan a mal interpretar, pero el señor mantuvo una postura muy calmada y sobria contraria a la de Natalia.”

Por ahora Natalia Prias se ha pronunciado sobre el tema y aún es desconocida la identidad del hombre que la habría tocado indebidamente .

PUB/LP